Washington. La Casa Blanca aumentó este lunes la presión sobre el legislador demócrata Anthony Weiner para que renuncie, describiendo su escándalo sexual por internet como una distracción.

Weiner, de 46 años, desafío este sábado las crecientes llamadas de líderes de su partido para que renuncie tras admitir en forma tardía que envió mensajes y fotos lascivas a por lo menos media decena de mujeres y que había mentido al respecto.

"El congresista Weiner ha dicho él mismo: su comportamiento fue inadecuado, su deshonestidad fue inapropiada", dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney.

Weiner dijo el fin de semana a través de un asesor que en vez de renunciar de inmediato pediría al Congreso un permiso de ausencia para someterse a un tratamiento en una clínica no revelada.

"Creemos que esto es una distracción obvia de los importantes asuntos que este presidente debe conducir y que el Congreso debe conducir", dijo Carney a periodistas a bordo del Air Force One mientras el presidente Barack Obama se dirigía al estado de Carolina del Norte para hablar con líderes empresariales acerca de cómo vigorizar la economía estadounidense.

Con la tasa de desempleo a un 9,1 por ciento, Obama está pasando trabajo para convencer a los estadounidenses que sus políticas están sacando a la economía de un estancamiento.

El viaje del lunes fue un creciente esfuerzo de la Casa Blanca para mostrar a los votantes que Obama sigue enfocado en la creación de empleos. Pero la historia de Weiner ha dominado las redes de noticias y las primeras planas de los diarios.

Con la Casa Blanca acusando a Weiner de ser una distracción indebida para el presidente, el aguerrido liberal puede tener dificultades para mantenerse en el cargo.

Weiner, reelecto en noviembre pasado por el 61 por ciento de los votos, ha dicho que su comportamiento fue equivocado, pero que no violó leyes.

No está claro qué es lo que Congreso puede hacer para obligar a Weiner a renunciar, si es que puede hacer algo. Una encuesta la semana pasada mostró que la mayoría de sus electores cree que debe seguir en su puesto.

La Cámara Baja en pleno votó para expulsar a Weiner. Pero tal castigo sería altamente inusual a menos que se descubra que violó leyes penales, no sólo los reglamentos de la Cámara.