La Casa Blanca negó hoy un informe de The Guardian en el sentido de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera aplazar su primera visita a Reino Unido por potenciales protestas.

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo hoy al diario The Washington Post que el informe de The Guardian es "falso".

Otro vocero de la Casa Blanca, citado por The Hill, dijo que Trump "siente un tremendo respeto por la primera ministra May" y añadió que el asunto "jamás fue planteado en la conversación telefónica".

De acuerdo con la información de "The Guardian", Trump dijo a May que no desea seguir adelante con una visita de Estado a Reino Unido sino hasta que los británicos apoyen su llegada.

El diario basó su información en un asesor de la oficina de la primera ministra presente en la sala donde May recibió la llamada.

"No vamos a comentar sobre especulaciones acerca de los contenidos de conversaciones telefónicas privadas. La reina hizo una invitación al presidente Trump para que visite Reino Unido y no hay cambios a esos planes", dijo el vocero de Downing Street en correo electrónico en respuesta a la solicitud de información de Xinhua.

Hasta ahora se desconoce la fecha para la visita de Trump a Reino Unido, pero medios locales han indicado con anterioridad que podría realizarse en octubre.

May invitó a Trump a Reino Unido siete días después de que se convirtiera en presidente estadounidense. La primera ministra hizo la invitación cuando se convirtió en la primera líder extranjera en visitarlo en la Casa Blanca.