Al 31 de diciembre de 2016, en México había 29.485 personas desaparecidas y no localizadas del fuero común, de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED).

Las cinco entidades federativas que presentan las cifras más altas son: Tamaulipas con el 18,9% (5.558) de personas a quienes se les vio por última vez; el 10,7% (3.151) en el Estado de México; el 8,9% (2.634) en Jalisco y el 8,3% (2.444) en Sinaloa.

La lista continúa con el 8,2% (2.407) en Nuevo León; el 6,5% (1.926) en Chihuahua; y el 5,5% (1.627) en Coahuila, de acuerdo con el reporte entregado al Senado de la República.

La suma acumulada de las personas, que al 31 de diciembre de 2016 permanecían como desaparecidas y no localizadas en estas siete entidades federativas representó el 67% del total nacional.

De acuerdo con el texto, sin identificarse un patrón regional bien definido, con excepción de Baja California Sur, el número de personas que permanecieron como desaparecidas y no localizadas tiende a ser mayor en las entidades federativas del norte del país y, en menor medida, en algunas entidades del centro; con excepción del estado de México.

Por su parte, el número de personas bajo esta condición suele ser más reducido en las entidades federativas del sur y sureste.