Casi una tercera parte de lo que gastaron los contendientes a gubernaturas en los recientes comicios no fue reportado, según informó el Instituto Nacional Electoral (INE).

Lo que implicaría que las sanciones a los partidos políticos sea de 342.1 millones de pesos (US$19,3 millones). Esto como consecuencia de no haber transparentado cerca de 206.4 millones de pesos u US$11,6 millones (28.6%) en las campañas para elegir gobernador en Coahuila, Nayarit y Estado de México.

En esta última entidad, a pesar de tener un tope de campaña de más de 285 millones y medio de pesos (US$16,1 millones) —el más alto y que rebasa en 14 veces los techos de las otras dos entidades—, fue donde el gasto no reportado resultó más notorio, pues los contendientes omitieron avisar a la autoridad electoral del gasto de 170 millones 47.400 pesos (US$9,6 millones).

Según lo expuesto por el INE, una vez que se sumó lo no reportado y algunas primeras multas que se aplicaron, quien desembolsó más fue Alfredo del Mazo del PRI, seguido por Josefina Vázquez Mota del PAN.

La panista fue quien el mayor monto como no reportado acumuló: 52 millones 197.753 pesos (US$5,2 millones); le sigue Alfredo del Mazo con 50 millones 916.678 pesos (US$2,8 millones); Juan Zepeda del PRD no reportó 47 millones 428.327 (US$2,6 millones) y Delfina no transparentó 8 millones 432.001 pesos (US$477 mil).

En conjunto, los 170 millones (US$9,6 millones) que no reportaron los partidos representan también más de una tercera parte de lo que gastaron en total, casi 590 millones (US$33,3 millones).

El gasto no reportado en Nayarit y Coahuila fue menor; a la par se considera que los topes de campaña también fueron inferiores a los del Estado de México.

Así, en Nayarit el gasto no reportado fue de 27 millones 601.501 pesos.

En el caso de Coahuila, de los 57 millones 378.049 que gastaron entre todos los partidos, el gasto no reportado fue de 8 millones 803,544 pesos.