Quito. El caso del fundador del portal WikiLeaks, el australiano Julian Assange, quien se encuentra asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012, ha afectado la relación de Ecuador con Reino Unido, reconoció hoy lunes el canciller ecuatoriano, José Valencia.

     "En verdad sí. Sería poco real decir que el tema Assange no ha afectado la relación con Reino Unido. Sí, la ha afectado (...) No obstante, las relaciones tampoco han llegado o se mantienen en punto cero, hay contactos de diversa índole", dijo Valencia en entrevista con la radio local "Sucesos".

     Agregó que como ocurre con otros países, Ecuador quiere tener con todas las naciones del mundo un alto nivel de desarrollo en beneficio mutuo.

     En el caso específico de Reino Unido, Valencia apuntó que "cuando en un futuro el tema del señor Assange se pueda solucionar felizmente para todas las partes, la relación con Gran Bretaña va a fortalecerse aún más y va a poder desarrollarse en la medida en que los dos países busquen que ello se produzca".

     Assange se refugió en la embajada de Quito en Londres para evitar ser extraditado a Suecia y ser interrogado por supuestos delitos sexuales cometidos en 2010, los cuales él niega.

    En un intento por solucionar el caso, el gobierno del actual presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, le otorgó a Assange en diciembre pasado la nacionalidad ecuatoriana y solicitó a Reino Unido que se le concediera el estatus diplomático, pero la solicitud fue negada.

     En mayo de 2017, la Fiscalía de Suecia archivó una causa pendiente por presunta violación en su contra, lo cual puso fin a una larga batalla judicial de Assange.

     Esa decisión supone el levantamiento de la orden de arresto internacional que pesa en su contra, lo que debe permitirle abandonar la embajada ecuatoriana.

     Reino Unido, sin embargo, se niega a concederle un salvoconducto para que pueda viajar a Ecuador a gozar del asilo. Si deja la embajada sería arrestado por la policía británica.

     Assange teme que Suecia lo entregue a Estados Unidos, donde sería enjuiciado por la publicación en WikiLeaks de miles de documentos militares y diplomáticos clasificados.

     En un intento por solucionar el caso, el gobierno del actual presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, le otorgó a Assange en diciembre pasado la nacionalidad ecuatoriana y solicitó a Reino Unido que se le concediera el estatus diplomático, pero la solicitud fue negada.

     Respecto a dicha solicitud a Reino Unido, el canciller Valencia destacó que el presidente Moreno ya se ha referido a ello como un "fallido intento unilateral de designarle a Assange como un funcionario diplomático".

     "Eso no se concretó porque el gobierno británico no aceptó ese tema y el asunto se deshizo", señaló Valencia tras asegurar que, a raíz de ello, Ecuador no cree "en las salidas unilaterales" en este caso.

     "No creemos que nosotros podamos inventar nada que pueda facilitar el caso sin tomar en cuenta a las otras partes: al señor Assange y al gobierno británico", apuntó.

     En ese contexto, abogó porque se llegue a un acuerdo "mediante consultas entre las partes" y que tome en cuenta los intereses de Ecuador, los puntos de vista de Assange y lo que el gobierno británico aspira en este caso.

     "No podemos ir de otra manera. Por tanto, esperamos y confiamos que tanto los procuradores legales del señor Assange como el gobierno británico puedan dar paso a una salida, a una solución, que sea satisfactoria para todas las partes. Es nuestra aspiración", indicó el canciller ecuatoriano.

     Aclaró que el caso solo incumbe a Ecuador, a Reino Unido y a los procuradores legales de Assange, por lo tanto "no creemos, ni aceptamos que haya ningún otro tipo de interferencia en ese tema".

     "Estamos dispuestos a hacer nuestra parte para que se llegue a un entendimiento, pero no podemos tampoco garantizar nada a nadie. No podemos ver que se exija a Ecuador, se demande algo que no le corresponde decidir", afirmó.

     Valencia añadió que al gobierno de Ecuador le preocupa el bienestar de Assange y como Estado que le brinda protección internacional cumplirá con su responsabilidad de acuerdo a la ley internacional y a las leyes nacionales.

     El pasado 5 de julio, en un charla con la prensa extranjera en Quito, el presidente Moreno dijo que avizora una solución a "mediano plazo" al caso Assange.

     "No está dentro de la normativa internacional, no está dentro de nuestro deseo, no está dentro del deseo del señor Assange permanecer toda la vida" asilado en la embajada, agregó Moreno al anunciar que se inició "un diálogo bastante fecundo" con Reino Unido.