Asunción. Óscar Centeno, chofer del número dos del otrora poderoso ex ministro argentino kirchnerista Julio De Vido (preso), nunca se imaginó que cuando anotó en sus ocho cuadernos las trayectorias de millonarias coimas que sus jefes iban cobrando, el caso también implicaría a Paraguay.

En los cuadernos de la coima –que trazan un camino del kirchnerismo desde el 2005 hasta el 2015– se detallan también los pagos realizados por el ahora prófugo Oscar Thomas, director argentino de la entidad binacional Yacyretá.

Centeno apuntaba de qué manera iban con periodicidad hasta el edificio ubicado en Madero 942 de Buenos Aires, estacionaba en la cochera 83 y retiraba gruesísimas sumas de dinero de la EBY en cajones o en bolsos que eran entregados a emisarios de los Kirchner. A veces se entregaban en la misma residencia de Olivos o en un departamento de los Kirchner ubicado en Uruguay y Juncal (Buenos Aires).

En los cuadernos 7 y 8 también aparecen pagos realizados por Juan Carlos De Goycoechea, empresario de Isolux, empresa constructora del viaducto de Asunción denunciado por un sobrecosto de más de US$3 millones. Este caso fue blanqueado por la fiscalía paraguaya recientemente. Goycoechea es uno de los “empresarios arrepentidos” que se ha ofrecido a confesar.

 La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) pidió al gobierno entrante, que será presidido por Mario Abdo Benítez, que realice un mejor análisis de las notas reversales de Yacyretá, aprobadas por el Congreso paraguayo.

Aparece también entre los pagadores de coimas el empresario Sergio Taselli quien fue el máximo representante de Acepar en Paraguay. También aparece la empresa Industrias Metalúrgicas Pescarmona IMPSA, del empresario Enrique Pescarmona; íntimamente unida a contrataciones con Yacyretá, inclusive del lado paraguayo. Su principal ejecutivo Francisco Valienti (preso esta semana) aparece citado varias veces en los cuadernos con entregas millonarias.

El Diario La Nación de Argentina –a través del periodista Diego Cabot– tuvo acceso a un cajón con ocho cuadernos, anotador, fotos, videos y hasta facturas por compras de bolsos “argentinos” donde se cargaban fortunas pagadas por contratistas públicos y por Yacyretá. Los cuadernos que escribió Centeno fueron entregados a un ex policía de 73 años; este, cuando vio la dimensión de los materiales, los confió al periodista Diego Cabot.

CEP también pide revisión. La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) pidió al gobierno entrante, que será presidido por Mario Abdo Benítez, que realice un mejor análisis de las notas reversales de Yacyretá, aprobadas por el Congreso paraguayo. 

Ante la “trascendencia e implicancia” de un instrumento jurídico que compromete los bienes, los recursos y la soberanía nacional, exhorta al Poder Ejecutivo a postergar la sanción y promulgación de las mencionadas notas reversales.