En medio de una total expectación y sin el logo de la UDI a sus espaldas, Iván Moreira salió pasado el mediodía de este miércoles a enfrentar los micrófonos tras las filtraciones que lo apuntan directamente en el caso Penta. El senador ofreció disculpas y reconoció que “el mecanismo utilizado para tales efectos fue irregular, pues se realizó a través de boletas de honorarios a terceros”.

El parlamentario comenzó su discurso señalando que “como es de público conocimiento” pidió apoyo económico a Hugo Bravo del grupo Penta con la “única finalidad de conseguir aportes que me ayudaran a solventar una difícil contienda electoral”.

“La gente me conoce y sabe muy bien que no pertenezco a ninguna casta de poderosos, que jamás he sido protegido de nadie, que no tengo padrinos políticos y que todo lo que he logrado en la vida me ha costado mucho”, prosiguió.

Por eso es que, agregó, buscó ayuda monetaria, pero “quiero reconocer mediante este acto público que el mecanismo utilizado para tales efectos fue irregular, pues se realizó a través de boletas de honorarios a terceros. Pero, y en esto quiero ser muy enfático, todas ellas son personas que efectivamente trabajaron activa y comprometidamente en mi campaña y por quienes siento una enorme gratitud”.

Continuó su declaración, tras la cual no aceptó preguntas, diciendo que “hoy todo lo anterior es materia de investigación por parte de la Fiscalía. Por mi parte, sólo me cabe reiterar, y el fiscal lo sabe, mi total compromiso y disposición a colaborar con la investigación y el pronto esclarecimiento de los hechos”.

Y “prueba de ello es que el viernes recién pasado y aún sin haber tenido acceso al expediente ni a los antecedentes que hoy se conocen, estaba acordada mi asistencia voluntaria a declarar ante el fiscal. Acto que finalmente tuvimos que suspender ese mismo día producto del fallecimiento de mi madre”.

Tras su reconocimiento, Moreira ofreció sus “sinceras disculpas” por “el tono y el lenguaje de mis correos electrónicos. Reconozco que mis palabras pueden parecer imprudentes, sin embargo a pesar de su tono coloquial, revelan claramente que actuaba de buena fe”.

Para finalizar el senador aseguró que no es de “aquellos que para evadir sus responsabilidades optan por culpar a otros o se escudan en argumentos que se tratan de prácticas generalizadas”.