La Habana. Al analizar los resultados de las elecciones legislativas de Venezuela, el ex presidente cubano, Fidel Castro, afirma que “el enemigo logró una parte de sus propósitos: impedir que el gobierno Bolivariano contara con el apoyo de las dos terceras partes del Parlamento”.

Bajo el título de “lo que quieren es el petróleo de Venezuela", la más reciente reflexión del líder cubano agrega refiriéndose a Estados Unidos que “el imperio tal vez crea que obtuvo una gran victoria”, sin embargo añade que “pienso exactamente lo contrario: los resultados del 26 de septiembre constituyen una victoria de la Revolución Bolivariana y su líder Hugo Chávez Frías”.

Castro destaca que la participación de los electores “se elevó al record de 66,45%” y enfatiza que “el imperio con sus inmensos recursos no pudo impedir que el P.S.U.V., faltando 6 por adjudicar, obtuviera 95 de los 165 miembros del Parlamento”.

A su juicio “la Revolución Bolivariana tiene hoy el Poder Ejecutivo, amplia mayoría en el Parlamento y un partido capaz de movilizar a millones de luchadores por el socialismo”, informa Prensa Latina.

En este contexto afirma que “Estados Unidos no cuenta en Venezuela más que con fragmentos de partidos, hilvanados por el miedo a la Revolución, y groseras apetencias materiales. No podrán acudir al golpe de Estado en Venezuela como hicieron con Allende en Chile y otros países de Nuestra América”.

Cuestionamientos a Estados Unidos. Fidel Castro critica en su reflexión a la democracia de Estados Unidos. Señala que en este país “ni siquiera las elecciones presidenciales movilizan más del 50% de los que tienen derecho a votar"

Agrega que EE.UU. “emplea sus enormes recursos mediáticos para tratar de hundir al gobierno Revolucionario Bolivariano en un mar de mentiras y calumnias. Lo que los yankis quieren es el petróleo de Venezuela”.

Castro escribe que durante las campañas en Venezuela “todos hemos visto en estos días electorales a un grupo de bastardos personajes que, en compañía de mercenarios de la prensa local escrita, radial y televisiva, llegan a negar incluso la libertad de prensa en Venezuela”.