El Gobierno catalán anunció este viernes (29.09.2017) que el próximo domingo, 1 de octubre de 2017, fecha de celebración del referéndum sobre la independencia de la región, habrá 2.315 colegios electorales donde votar. Pese al rechazo del Gobierno central y a la  suspensión de la Justicia, la convocatoria sigue en marcha.  Más de 5,343 millones de catalanes están llamados a votar de 9 a 20 horas, dijo el portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull, al detallar cómo se celebrará la consulta.

Durante una rueda de prensa, a la que los periodistas tuvieron que pagar 10 euros para poder acceder, el Gobierno catalán anunció que el domingo habrá 2.315 colegios electorales donde votar. De manera vaga, los representantes del Gobierno catalán aseguraron que los ciudadanos podrán votar, aunque las fuerzas de seguridad traten de impedirlo. En ese punto, se llamó a los ciudadanos a que tengan confianza en el "buen hacer" de la organización, que garantiza que todo aquel que quiera dar su voto, tendrá ocasión de hacerlo, aunque no se detalló de qué manera.

A pesar de esas medidas, el Gobierno regional de Carles Puigdemont aseguró tener planes "alternativos" para poder celebrar el referéndum y comenzó a detallar las condiciones en que tendrá lugar.

Obstáculos del Gobierno central. "El domingo se votará", aseguró Jordi Turull. A su lado, el vicejefe del Gobierno regional, Oriol Junqueras, abundó: "Los ciudadanos de Cataluña podrán votar este domingo y estamos convencidos de que los resultados tendrán toda la validez pertinente". La comparecencia en Barcelona de Turull, Junqueras y el consejero catalán de Exteriores, Raül Romeva, ofreció los primeros detalles sobre la consulta, rodeada hasta ahora de un gran incertidumbre. 

Desde que el Tribunal Constitucional español la suspendió horas después de que fuese convocada el pasado 6 de septiembre, el Gobierno de Mariano Rajoy impulsó diversas medidas judiciales y policiales que desmantelaron la logística de la votación. "No habrá referéndum", insistió Rajoy esta semana, después de que la policía confiscara millones de papeletas, sobres y carteles electorales en sucesivas operaciones. El Ministerio del Interior asumió además la coordinación de la Policía autonómica catalana y le ordenó precintar los locales electorales. 

"Hay alternativas". A pesar de esas medidas, el Gobierno regional de Carles Puigdemont aseguró tener planes "alternativos" para poder celebrar el referéndum y comenzó a detallar las condiciones en que tendrá lugar. "Estarán todas las mesas y se podrá votar. Y si alguien lo intenta impedir, los ciudadanos igualmente podrán votar. Tengan confianza en la buena gestión en que todos haremos", dijo Junqueras. Preguntado sobre la posibilidad de que la Policía cierre colegios electorales, el también consejero de Economía aseguró que hay "alternativas". "Aunque se lleven una urna o cien, hay muchas maneras de votar", dijo en la rueda de prensa. Turull añadió que a lo largo de la jornada habrá diversas valoraciones sobre el desarrollo de la votación y se ofrecerán datos de colegios abiertos y participación. 

Al final de la comparecencia, se presentaron las urnas que se colocarán el domingo para votar, de plástico traslúcido. Su existencia representaba una de las grandes incógnitas que han venido acompañando el proceso y la policía no logró aún ubicarlas. Con respecto a la posibilidad de que Cataluña declare la independencia de forma unilateral si el domingo hay más votos por el "sí" a la ruptura con España, los responsables de la "Generalitat" evitaron dar confirmaciones y se limitaron a anunciar que respetarán el mandato de los ciudadanos.