Buenos Aires. La mayor central de trabajadores de Argentina anunció este miércoles que realizará una huelga general el 25 de septiembre, en protesta contra la política de ajuste dispuesta por el presidente liberal Mauricio Macri.

La protesta, que en principio duraría 24 horas, será la segunda en el año que realiza la Confederación General del Trabajo (CGT), en medio de una caída de la actividad económica y de una alta inflación que corroe el poder adquisitivo de los salarios.

Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la poderosa central sindical, confirmó a Reuters la realización de la huelga, que podría ser un nuevo dolor de cabeza para Macri.

Un día antes, el 24 de septiembre, otras dos centrales sindicales realizarán un paro por 36 horas contra las políticas de Macri y el acuerdo cerrado en junio con el Fondo Monetario Internacional para lograr una línea de crédito.

Los expertos estiman que, debido a una inflación que será superior al 30% en 2018 -en parte por la devaluación del peso-, la pobreza podría alcanzar al 30% de la población en los próximos meses.

El peso argentino ha caído más de un 40% y la bolsa de Buenos Aires un 17% en lo que va del año, en medio de una pérdida de confianza de los mercados que no ha logrado ser revertida por los anuncios que hizo Macri de austeridad fiscal y de garantías de financiamiento.

Los expertos estiman que, debido a una inflación que será superior al 30% en 2018 -en parte por la devaluación del peso-, la pobreza podría alcanzar al 30% de la población en los próximos meses, en un contexto que siembra dudas sobre las opciones de Macri de ser reelecto el año próximo.

La huelga de la CGT y de las otras centrales realizada el 30 junio paralizó actividades clave como la bancaria, el transporte y la exportación de granos.