La Paz. “En estado de emergencia” se declaró la Central Obrera Boliviana (COB), en rechazo por el alza de combustibles decretado por el gobierno.

El secretario ejecutivo de la organización, Pedro Montes, afirmó que “la Central Obrera Boliviana se declara, primeramente, en estado de emergencia (…) si bien es cierto que el gobierno nos escucha, tiene que hacer una abrogación de ese maldito decreto criminal que va directo a matar de hambre a los que no tienen fuente de trabajo, a aquella gente pobre del campo, que necesita de un trabajo”.

Montes explicó en una entrevista radial que el Comité Ejecutivo de la COB se reúne este lunes para determinar las acciones que se iniciarán, informó Erbol.

Explicó que “se comunicará a los trabajadores del país para que organizados tomemos una determinación que permita la abrogación de este maldito decreto”, precisó.

Mientras, los transportistas sindicalizados realizan un paro indefinido que comenzó a las 00:00 horas de este lunes.

El gobierno aprobó un decreto que permite incrementar el precio de la gasolina de 3,74 (US$0,52) a 6,47 bolivianos (US$0,91), y el diésel de 3,72 (US$0,52) a 6,80 bolivianos (US$0,96).