Montevideo, EFE. Responsables de las centrales obreras de Uruguay y Argentina se reunirán este viernes en Montevideo para "tender una mano" en momentos en que las relaciones bilaterales entre ambos países atraviesan una "situación delicada", informaron fuentes sindicales.

La "idea de fondo" es que el "movimiento obrero" de ambos países busca "hacer un aporte, modesto pero sincero" en la búsqueda de "promover soluciones" a las diferencias entre los gobiernos, dijo a Efe Marcelo Abdala, uno de los coordinadores del uruguayo Plenario Intersindical-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT), anfitrión del encuentro.

Abdala, que es además el responsable del Departamento de Relaciones Internacionales de la central obrera, encabezará la delegación uruguaya que recibirá a delegados de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Las relaciones entre los gobiernos de la argentina Cristina Fernández y el uruguayo de José Mujica han tenido varios sobresaltos en los últimos meses.

El último de ellos fue en la víspera cuando las autoridades de Argentina condenaron las que calificaron como "desafortunadas e indebidas" declaraciones del ministro uruguayo de Economía y Finanzas, Mario Bergara, que tildó de "inestable" la economía argentina,

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, dijo en rueda de prensa que "resulta inadmisible la injerencia en decisiones de países soberanos".

Fernández y Mujica se reunieron a finales de enero en La Habana durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) para intentar reencauzar el diálogo.

Pese al encuentro, siguen abiertos varios frentes entre ambos Gobiernos, incluido el largo conflicto por la planta de celulosa de la empresa finlandesa UPM (ex-Botnia) en la orilla del río Uruguay y el malestar de la Administración de Mujica por la decisión del Ejecutivo de Fernández de impedir el transbordo de mercaderías argentinas en puertos uruguayos.

Además de analizar los temas bilaterales, los delegados sindicales pasarán revista a otros de alcance regional entre ellos la actualidad del Mercosur, que integran también Brasil, Paraguay y Venezuela.

Los países de América Latina "no pueden" lograr una "desarrollo pleno" sin un proceso de integración "positivo, amplio y profundo".

Actualmente, el Mercosur es "apenas" una unión aduanera "defectuosa" y "solo comercial", agregó Abdala.

Por ello, las centrales sindicales de Uruguay y Argentina "buscamos impulsar una mayor participación popular" y "extender la integración" a temas de infraestructura, sociedad y cultura, afirmó.