El presidente venezolano, Hugo Chávez, volvió a desatar la polémica al denunciar que el gobierno de Siria, en el ojo de la tormenta por la brutal represión que viene ejerciendo sobre las manifestaciones populares en su contra, es víctima de un complot para justificar futuras acciones en su contra.

"Desde acá saludamos al presidente Bachir Assad. Están infiltrando terroristas en Siria y bueno, produciendo violencia y muertos y, una vez más, el culpable es el presidente, sin que nadie investigue nada", advirtió Chávez este lunes en el Palacio de Miraflores, luego de encabezar una reunión del Consejo de Ministros.

De acuerdo con el mandatario, el objetivo de las potencias occidentales es buscar pretextos para promover sanciones, congelar bienes y atacar a Damasco. En ese sentido, criticó la "locura imperial" de la comunidad internacional.

Chávez ya había hecho declaraciones en este sentido cuando salió a defender al régimen de Muammar Kadafi en Libia.

"Tirarle bombas para proteger al pueblo. Qué cinismo, pero es el imperio y su locura”, dijo al referirse a Estados Unidos después por la intervención en Libia

En las últimas horas, el gobierno de Damasco desplegó tanques en las localidades de Deraa y Douma para garantizar que no haya gente en las calles. Organizaciones de derechos humanos denuncian que desde que se iniciaron hace un mes las revueltas, murieron cerca de 400 personas.

* Con información de El Espectador.