Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, aceptó este jueves que deberá bajar su ritmo de trabajo, durante una visita a la academia militar en Caracas en la que mostró que cumple con sus funciones pese a su lucha contra el cáncer.

Con ropa deportiva y saludando de manera entusiasta a los soldados, su lento caminar no le impidió reflejar algo de la locuacidad que ha caracterizado al militar retirado de 56 años en sus más de 12 años a la cabeza del país petrolero sudamericano.

"Estoy en esta lucha, ustedes saben, una de esas emboscadas de la vida", dijo Chávez a los cadetes en la academia de Fuerte Tiuna, donde inició su carrera militar. "Es una enfermedad difícil pero les prometo que viviremos y venceremos", agregó.

Chávez, que lucía pálido y con ojeras, fue breve en su discurso. Dio órdenes de formación, cantó himnos castrenses frente a cientos de cadetes y dijo que bajará su ritmo de trabajo y apariciones pública. También recomendó a los jóvenes militares cuidar su salud.

"No puedo excederme, tengo que frenar el caballo (...) Provoca trotar, pero no debo", sostuvo después de asegurar que todavía debe someterse a nuevas etapas de tratamiento.

"Baño, cena y sueño", dijo sobre su nuevo esquema diario y prometió no volver a las noches en vela y a las llamadas nocturnas con las que a menudo sacó a sus ministros de la cama.

La incertidumbre y los rumores se han vuelto constantes en Venezuela desde que el presidente se ausentó del puesto de mando hace un mes, tras someterse en Cuba a un tratamiento médico de emergencia.

Chávez, adicto a los interminables discursos, las largas caminatas en barrios pobres y el café, luego reveló que fue sometido a una "difícil y larga" intervención para extirparle un tumor "maligno" del abdomen.

No obstante, hizo énfasis en su "extraordinaria" recuperación, zanjado los comentarios de sus adversarios que indican que el presidente estaría muy débil para asumir las riendas del Gobierno, altamente dependiente de sus decisiones.

"Estamos en pleno retorno", insistió.

Rumores y cambios.

El militar retirado aprovechó su breve reaparición pública para informar que tendría reuniones de trabajo con sus ministros en momentos en que los rumores sobre cambios en su Gabinete se desbordan en el país petrolero.

Además, desdeñó de algunos comentarios que indican que la enfermedad del presidente sería un muy bien tramado complot para golpear la sensibilidad de los votantes de cara a las elecciones del 2012, cuando espera competir para ganar un nuevo mandato de seis años.

"Estaba leyendo esta mañana algo increíble, que esto fue una invención de Fidel Castro y de Chávez", dijo el mandatario con una leve sonrisa.

"Si ustedes me vieran el abdomen, allí cargo una operación que no voy a mostrar, por supuesto. No sé cuántos puntos (tengo), no sé, no los cuento", agregó mientras reflejaba incomodidad.

Según versiones de medios locales, el presidente estaría preparando movimientos en cargos claves como la vicepresidencia, la cancillería, el alto mando militar y los jefes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), bastión del "chavismo".

Mercado al alza.

Los precios de los bonos de deuda soberana venezolana subían el jueves, con los inversionistas especulando con futuros cambios en las políticas económicas izquierdistas del Gobierno de Chávez.

El bono soberano con vencimiento en el 2027, uno de los más transados en los mercados emergentes, se ofertaba con un alza de 2,250 puntos, a 78,125 por ciento, para un menor rendimiento, del 12,522 por ciento, según datos de Thomson Reuters.

El cupón del bono, emitido en 1997, es de 9,25 por ciento.

El segmento de Venezuela en el índice referencial de JP Morgan para los mercados emergentes se estrechó 36 puntos, para un diferencial de 1.009 unidades sobre los bonos comparables del Tesoro de Estados Unidos, el más amplio en el indicador.

"Habrá que esperar qué políticas toma. Evidentemente estos eventos te cambian, siempre te cambian, para bien o para mal, pero todavía todo es muy prematuro", dijo Henkel García, de la firma local de análisis económico Econométrica, refiriéndose al cáncer del presidente y a su discurso.