Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó este domingo que si no lo asesinan o sucede alguna catástrofe ganará las elecciones presidenciales que tendrán lugar a finales del 2012 en su país.

“Dentro de dos años habrá elecciones, si a mi no me matan u ocurre alguna catástrofe, yo estoy seguro, habrá que trabajar mucho, que voy a ser reelecto para seis años más” , dijo Chávez, durante una entrevista en el canal privado Televen con el periodista y exvicepresidente, José Vicente Rangel.

El presidente venezolano afirmó que su proyecto político va por el buen camino, y aseguró que se encuentra dedicado completamente a la actividad política.

“Más allá de la política también hay vida, pero este es el tiempo que a mi me ha correspondido entregarme por entero en la creación de un país estable y próspero”, señaló.

Relación internacional. En la misma entrevista destacó la relación de "fraternidad" entre las fuerzas militares de su país y las de Cuba, Rusia, China y Belarús, que han firmado en los últimos años varios acuerdos de cooperación, que incluyen millonarias compras de armamento.

"La relación que hay con los militares rusos, con los militares chinos, los militares cubanos que están aquí, los bielorrusos, es una relación de absoluta fraternidad e igualdad", dijo.

El mandatario indicó que cuando llegó al gobierno hace 12 años, Venezuela tenía una relación de "absoluta dependencia" con Estados Unidos. "Ellos mandaban aquí, tenían oficinas aquí y hacían espionaje", subrayó.

Chávez señaló, por ejemplo, que de la flota venezolana de aviones F-16, de fabricación estadounidense, "ninguno está volando".

En otras oportunidades, Chávez ha señalado que Estados Unidos se niega a vender repuestos a Venezuela.

"Menos mal que apareció (el ahora primer ministro) Vladimir Putin, el gobierno ruso y su coraje", celebró el presidente venezolano, un duro crítico de las políticas de Washington en la región.

Entre 2005 y 2006, el gobierno venezolano firmó contratos armamentísticos por más de US$4.000 millones para adquirir a Rusia aviones Sukhoi, helicópteros de combate, además de fusiles y otras armas.

Por otra parte, el gobierno de Chávez negoció con China la compra de radares y 18 aviones de combate K-8 en 2008, de los que ya recibió un lote.

A estas compras se le sumó en 2010 el encargo de tanques T-72 y un número no precisado de misiles de defensa antiaéreos S-300 a Rusia, gracias a un préstamo de US$2.200 millones concedido por ese país.

El gobierno asegura que estas millonarias inversiones en armas, que la oposición considera excesivas, son necesarias para defender la riqueza petrolera de Venezuela, que en enero pasao informó sobre la certificación de un volumen de reservas de petróleo de 297.000 millones de barriles, convirtiéndolo en el mayor depósito de crudo del mundo.