Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, intentó desligarse el domingo de las comparaciones que ha hecho la oposición entre sus 12 años en el poder y la situación que motivó la salida del mandatario egipcio, Hosni Mubarak.

Chávez, quien dice liderar una revolución socialista en el país socio de la OPEP, se prepara para los comicios presidenciales de 2012, en los cuales aspira a reelegirse por un nuevo período de seis años.

"Me río cuando algunos analistas sesudos quieren comparar mi gobierno con el del ex presidente Hosni Mubarak en Egipto. Están locos (...) Allá sí había una dictadura y más de la mitad de la población viviendo en la pobreza, esa es la causa fundamental", dijo en su programa dominical de televisión.

La oposición venezolana tilda constantemente a Chávez de dictador, posición que se ha fortalecido desde que la Asamblea Nacional le confirió a finales de 2010 poderes especiales para legislar durante 18 meses.

Argumenta que su gobierno es autocrático, al obviar el concepto de división y autonomía de los poderes públicos.

Los seguidores de Chávez, quien ha salido victorioso en todas menos una de las 12 votaciones que ha realizado el país sudamericano desde 1998, dicen que el presidente ha puesto poder en las manos del pueblo.

"No hay una revolución que se planifique en frío o por celulares o por Twitter o por lo que sea", agregó Chávez. "Tiene que haber condiciones. Las revoluciones nacen por la acumulación de condiciones objetivas y subjetivas".