El presidente de Venezuela insistió en que las elecciones de octubre significarán "un nocaut" a la burguesía y celebró que "el candidato del imperio, el burguesito" Henrique Capriles Radonski se haya atrevido a hablar de un programa de gobierno.

En la noche del jueves, montado en un camión con dos de sus hijas y varias ministras, en su primer acto masivo en Caracas, Chávez insistió en reivindicar su proyecto como "el camino al socialismo, la garantía de la paz, del progreso", y lo contrapuso a la iniciativa del "candidato de la burguesía, de la derecha y de la extrema derecha".

El mandtario recorrió antes de su discurso varias zonas del sur de Caracas ante miles de simpatizantes vestidos de rojo. En la tarima en la que habló, Chávez saltó, bailó y cantó, con el grupo de músicos "Corazón venezolano", la canción de su campaña proselitista en busca de su segunda reelección.

Tras recordar los 59 años del intento de toma del cuartel de Moncada, en Cuba, y el aniversario de la muerte de Eva Perón, Chávez cargó contra el candidato opositor, Capriles Radonski, de quien dijo que "nació en cuna de oro y ahora anda ofreciendo de todo al pueblo".

Fustigó especialmente que Capriles Radonski haya anunciado un plan llamado "Hambre cero", para atender a 4 millones de venezolanos, y celebró que "el candidato de la derecha, seguramente ayudado por los asesores, se haya atrevido a hablar de algo que le da contenido a la campaña y no siga corriendo de pueblo en pueblo, sin hablar nada".

"La revolución bolivariana ha logrado reducir de más de 20% a 7% la población en pobreza extrema. De casi 900 mil hogares en pobreza extrema que había en 1998, han disminuido a cerca de 400 mil que todavía quedan, pero no es la burguesía la que va a solucionar este problema", subrayó el mandatario.

Sobre la propuesta de Capriles Radonski de repartir bolsones, se prguntó si el candidato de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) "creerá que este pueblo es mendigo", consignaron las agencias Prensa Latina y DPA.

Vaticinó además que "por más que el burguesito ande ofreciendo de todo, la respuesta será 10 millones de votos el 7 de octubre", el número que el oficialismo se puso como meta para los comicios, lo que representará "un nocaut fulminante a la burguesía y al imperio yanqui".

El jefe del Palacio Miraflores insistió en que en las elecciones estarán en juego "dos modelos, uno capitalista para hambrear al pueblo, y otro el del socialismo" e instó a los indecisos y a la clase media a "no dejarse manipular ni engañar" por las campañas opositoras.

"Ellos esconden su verdadero proyecto; su verdadero proyecto es el capitalismo, es lo que llaman la `economía de mercado´, es lo que llaman ellos `liberarlo todo´", apuntó.