Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, ratificó este jueves a su vicepresidente, ministros y a la cúpula militar, demostrando que se mantiene a cargo del país a pesar del cáncer contra el que lucha.

El anuncio acabó con las especulaciones de un cambio en su equipo de trabajo encabezado por su vicepresidente, Elías Jaua, después de haber regresado esta semana al país petrolero convaleciente desde Cuba, donde fue operado de un tumor.

"Como yo sé que hay tantos rumores que surgen aprovechando la situación que yo en lo personal he estado viviendo de salud (...) bueno pónganse a esperar señores de la oposición, conspiradores, apátridas", dijo Chávez, que lucía más repuesto y cómodo que durante un breve acto por la mañana.

El mandatario aprobó recursos para la vivienda por unos US$5.000 millones. También se incrementó en un 30% el salario de los médicos, tras una huelga de trabajadores de la salud esta semana.

"Jamás en la vida tuve tanta determinación de vencer una batalla. Nunca. Y la venceremos", añadió cerca del final de su alocución, que duró un poco más de una hora.

La incertidumbre se volvió cosa cotidiana en Venezuela desde que el presidente se ausentó del puesto de mando hace un mes para ser sometido en Cuba a un tratamiento de emergencia.

Chávez, de 56 años, adicto a los interminables discursos, las largas caminatas en barrios pobres y el café, ha revelado que fue sometido a una "difícil y larga" intervención para extirparle el tumor maligno del abdomen.

Aunque el gobierno no ha dado mayores detalles del alcance de su enfermedad ni de la complejidad de su tratamiento, una fuente vinculada a su equipo médico dijo que padece un cáncer de colon en estado avanzado que requiere quimioterapia.

Durante la mañana, Chávez dio órdenes de formación, cantó himnos castrenses frente a cientos de cadetes en un acto en una academia militar y dijo que bajará su ritmo de trabajo y apariciones públicas.

"No puedo excederme, tengo que frenar el caballo (...) Provoca trotar, pero no debo", dijo, asegurando que aún debe someterse a nuevas etapas de tratamiento.

Con algo de su acostumbrada locuacidad, Chávez hizo énfasis en su "extraordinaria" recuperación, zanjando los comentarios de sus adversarios que indican que el presidente estaría muy débil para asumir las riendas del Gobierno, altamente dependiente de sus decisiones.

"Estamos en pleno retorno", insistió.