Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, dirigió este martes la reunión semanal del consejo de ministros, la primera actividad en la que se lo ve en vivo desde que volvió de Cuba hace 11 días tras finalizar el tratamiento de radioterapia por el cáncer que padece.

Vestido de chaqueta azul y buzo rojo, Chávez reiteró que inscribirá su candidatura presidencial en junio, dentro del plazo fijado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para los comicios de octubre en los que enfrentará al candidato único de la oposición, Henrique Capriles, al que prometió derrotar.

"Hago un llamado a los dirigentes racionales de la oposición a que estén en calma (...) Todavía faltan unos meses para que se les quite la angustia. La derrota que les vamos a dar no tiene precedente en toda la historia política del país", dijo Chávez en su tercera aparición televisada desde mediados de abril.

En su intervención de dos horas y 20 minutos, el mandatario socialista no se refirió a su estado de salud, sobre el cual existen escasos detalles y se han generado diversas especulaciones.

La mayoría de sondeos dan a Chávez una ventaja por varios puntos sobre Capriles en intención de voto, aunque con disparidades sobre el margen de diferencia.

Mientras el oficialismo asegura que la tendencia es irreversible, la oposición afirma que es imposible proyectar resultados a cinco meses de los comicios.

Por su parte, Capriles señaló que "el otro candidato" solamente aparece en televisión "para descalificar, intimidar y meter miedo".

"Estamos seguros que el 7 de octubre nuestro pueblo escogerá vivir tranquilo y el futuro y no el pasado que representa el Gobierno central", añadió desde el interior del país donde desarrolla su campaña casa por casa.

Como en los viejos tiempos. Como en sus mejores tiempos, el militar retirado que ha gobernado Venezuela en los últimos 13 años hizo pases al interior del país para mostrar el avance de proyectos industriales firmados con países aliados como Bielorrusia, Irán y Argentina.

Además contó anécdotas de su vida de cadete, las que fueron celebradas con carcajadas por parte de los ministros, y hasta se dio un tiempo para cantar.

Chávez, usualmente locuaz y de presencia frecuente en la vida cotidiana de los venezolanos, ha bajado notoriamente su perfil y él mismo explicó que eso respondía a la necesidad de descansar y recuperarse.

La salud del mandatario, de 57 años, se maneja como un secreto de Estado y lo único que oficialmente se ha informado es que se sometió a tres operaciones y que le han sido removidos dos tumores malignos en el área pélvica.

Una fuente cercana a su equipo médico dijo a Reuters que Chávez tiene una dolencia en una pierna, producto de la enfermedad, lo que dificulta sus apariciones públicas.

Chávez se declaró el año pasado curado del cáncer, pero meses más tarde anunció que tenía una recurrencia del mal, lo que aumentó el escepticismo de los venezolanos sobre la condición del mandatario, especialmente debido a la serie de rumores y versiones sobre su estado.