El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, tuvo que recurrir a un chiste para aliviar las tensiones que vivieron Juan Barahona y Enrique Flores Lanza en la reunión privada que sostuvieron el 16 de abril de este año con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Y es que Chávez increpó fuertemente a los representantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) por las contradicciones ideológicas que hay dentro de la misma organización y que han evidenciado en la misma reunión con Chávez.

El presidente venezolano, en su papel de "mediador" y "conciliador", recibió un documento de Zelaya, con cuatro puntos para resolver los problemas que la resistencia tiene con el gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

Pero ni los chistes de "Mel" acabaron con la bravura que tenían Barahona y Flores con el "comandante" Chávez que -se sabe- posee un mal carácter, es malcriado y se dirige a sus semejantes de manera dictatorial.

¿Qué les habrá expresado Chávez en su reprimenda a estos dos personajes de la denominada resistencia hondureña? Las fotos que, en exclusiva, obtuvo El Heraldo muestran el momento en que Chávez y Zelaya hablan al mismo tiempo, mientras que Barahona, de pie, solo observa la escena con cara de pocos amigos hacia el "comandante" Chávez.

En el otro extremo, Flores Lanza se detiene la quijada y se le ve con el rostro desencajado. A este encuentro con Chávez también asistieron el ex alcalde de San Pedro Sula y el militante de la izquierda universitaria, Gilberto Ríos.

Zelaya Rosales ha propuesto cuatro condiciones: 1) la restauración del orden constitucional, mediante una asamblea constituyente; 2) el retorno suyo y demás "exiliados"; 3) el respeto de los derechos humanos; y 4) el reconocimiento del FNRP como fuerza política que pueda participar en elecciones.

De acuerdo con analistas del FNRP, no entienden cómo es que la iniciativa de la mediación no fue solicitada por la resistencia hondureña, ni tampoco por el gobierno venezolano, sino que provino del presidente colombiano Juan Manuel Santos, quien dirige un gobierno de derecha, amigo de los Estados Unidos.

Por otro lado, hace más de un mes el FNRP definió un curso de acción totalmente opuesto al reconocimiento y a la "reconciliación" con el régimen que denominan "golpista" de Porfirio Lobo Sosa.

La misma asamblea se rechazó que el frente se convierta en un partido político; ahora es que la cúpula del FNRP está pidiendo ser reconocido como partido político a un gobierno al cual no reconocen y califican de "golpista"