El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reiteró que su curación del cáncer que por el que se sometió a un duro tratamiento fue "un milagro", destacó que se siente "renacido" y calificó de "mentiroso", al médico Salvador Navarrete, que aseguró a la prensa que su estado era grave.

"Es un gran mentiroso. Yo me reía leyendo esa entrevista. Yo a ese señor no lo recuerdo", señaló en relación a una declaración del médico que dijo haber formado parte del equipo médico presidencial, haber tratado a familiares de Chávez y pronosticó que el tumor que se le detectó ha recortado sus expectativas de vida.

El médico declaró a una revista mexicana que por la enfermedad Chávez tendría dos años de vida. La semana pasada salió del país y viajó a España.

Chávez, quien se sometió a un tratamiento con quimioterapia después de serle extirpado un tumor el 20 de junio, negó que Navarrete lo haya tratado alguna vez, incluso que no recordaba que formara parte de su equipo.

"Nunca me hicieron un solo examen. Yo hasta hace cuatro meses tuve una salud de acero y la estoy recuperando. Navarrete lo que es un gran mentiroso, se presenta como médico de la familia, dice que operó a mi madre. Mentira, es un gran embustero. Después se fue del país", indicó Chávez después de reunirse con la secretara general de la Unasur, María Emma Mejía.

Agregó que un grupo de médicos del Hospital Militar de Caracas, donde recibió una de las rondas de quimioterapia, dijeron la verdad en un informe público que hablaba sobre la recuperación del gobernante.

"Esos sí son médicos que yo he llamado. Navarrete llega, incluso, a violar el código de ética del médico porque sin haberme visto nunca, sin tener información, dice que me quedan dos años de vida", indicó, citado por la agencia DPA.

"Habrá que preguntarle cuánto le pagaron para que dijera eso. La intención es perturbar el clima nacional, tratar de que el pueblo venezolano crea que me estoy muriendo. Resulta que estoy en una dirección contraria a todo eso. Cada día estoy con más vida, más sano y mejor", aseveró.

En este sentido, el mandatario también aseguró en declaraciones a la prensa que es "uno más en la lista de quienes hemos sido bañados por el milagro del siervo de Dios. En verdad lo mío ha sido una especie de milagro que agradezco a Dios, a José Gregorio Hernández y a los deseos de vivir", subrayó Chávez.

El mandatario habló vía telefónica con el canal estatal Venezolana de Televisión, en el aniversario 147 del nacimiento de José Gregorio Hernández, un médico popular que murió en 1919 y que El Vaticano considera ya venerable, en espera del análisis de dos milagros. En Venezuela, la figura de Hernández es idolatrada por vastos sectores.

Chávez defendió la decisión de decretar el 26 de octubre como día de júbilo nacional para honrar la memoria de Hernández, y anticipó que firmará una orden para construir un monumento al médico venerable en su pueblo natal, en la región de Trujillo.

"Vamos a apoyar este proyecto que tendrá capacidad para recibir a tanto peregrino que viene de América latina y del mundo", señaló Chávez, que consideró que debe su mejora a un milagro.

"Este nuevo Hugo Chávez ha renacido después de este milagro. A pesar que hay algunos que hacen pronósticos terribles sobre mi enfermedad, sigo diciendo como Cristo que si me dan una bofetada, pongo la otra mejilla. Yo digo la verdad: me siento curado. Ya paso la página, pero ahora hay que cuidarse; esta enfermedad no fue cualquier cosa", indicó, según las agencias DPA y ANSA.

El jefe del Estado contó que le pedirá a Hernández que contribuya a la paz del pueblo y que "ese veneno que lanzan a diario por los medios de comunicación, sembrando odios, cizaña, no tenga cabida".

Hernández atendía a sus enfermos sin pedir recompensa. Murió en 1919 en Caracas, atropellado por un automóvil.

En 1939 comenzó un proceso de canonización y en 1986 el papa Juan Pablo II lo declaró venerable. Una comisión del Vaticano analiza ahora probables milagros para su posible beatificación.

En su mensaje, Chávez resaltó la necesidad de organizar las empresas de propiedad comunal, los pequeños propietarios, y propuso la creación de la comuna José Gregorio Hernández.

"Ese es el socialismo, la organización del pequeño productor y la propiedad social", concluyó.