Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, regresó este miércoles a su país tras recibir una segunda sesión de radioterapia en Cuba para combatir el cáncer que padece, aunque retornará pronto a la isla para continuar con el tratamiento que lo mantiene alejado de la campaña para las elecciones de octubre.

Vestido con ropa deportiva, Chávez aterrizó en Barinas, su estado natal en los llanos del suroccidente del país. Bajó solo del avión y con paso enérgico se abrazó con sus padres, hijas y hermanos, que le esperaban en la pista de aterrizaje junto con el vicepresidente Elías Jaua y varios ministros.

"Llegando por Barinas. Por la cuna. Con la vieja, el viejo, las hijas, los hermanos, este pueblo noble", dijo el mandatario, ligeramente hinchado pero con la voz firme, al alabar las virtudes de "esta sabana donde fui concebido hace ya casi 60 años" en una breve alocución transmitida en cadena nacional.

"Hoy concluyó el segundo ciclo de la radioterapia y hasta ahora, afortunadamente, no ha habido reacción adversa. Todos los exámenes han dado resultados positivos (y) la recuperación física", comentó sobre su convalecencia, que mantiene en vilo a los venezolanos de cara a los comicios del 7 de octubre.

El líder socialista seguirá las próximas semanas a caballo entre Caracas y La Habana para continuar con la irradiación, aunque no precisó cuándo o por cuánto tiempo volverá a salir.

Los detalles sobre su afección siguen sin ser conocidos y los rumores sobre su condición no amainan, con numerosos periodistas y expertos publicando información extraoficial en las redes sociales que cuestiona la información gubernamental.

En tanto su adversario, el gobernador Henrique Capriles, recorre el país petrolero buscando a sus 39 años dar una imagen de energía y juventud que pueda hacer frente a la alta popularidad del mandatario en las encuestas.

Aunque Chávez es favorito para ganar un nuevo mandato de seis años, los sondeos muestran que todavía hay muchos indecisos y la evolución del mandatario será clave en la campaña electoral.

Los detalles sobre su afección siguen sin ser conocidos y los rumores sobre su condición no amainan, con numerosos periodistas y expertos publicando información extraoficial en las redes sociales que cuestiona la información gubernamental.

Al presidente le extirparon un tumor de gran tamaño desde la zona pélvica en junio del año pasado y fue intervenido de nuevo en febrero por una lesión de menor tamaño en el mismo sitio. Entre medias, Chávez se sometió a varios ciclos de quimioterapia que durante semanas lo mantuvieron alejado de la arena política.

"Doy gracias a Dios, a Cristo Redentor (...) Llego más que cristiano que nunca. En manos de Cristo me he encomendado con él y en él", clamó.