Caracas. El presidente Hugo Chávez criticó este miércoles a los "morbosos" que lo acusan de haber inventado su enfermedad como una estrategia electoral para impulsarlo en las encuestas y se burló de las especulaciones sobre un eventual sucesor al frente del Gobierno venezolano.

La revelación el mes pasado de que el mandatario sufre cáncer mantiene en vilo a la nación petrolera, donde la escasa información oficial ha generado todo tipo de rumores, desde quién podría ser su sucesor, el tipo y avance de su enfermedad y hasta los que aseguran que todo es un "show" del Gobierno.

"(Los opositores) primero hicieron fiesta porque Chávez se estaba muriendo: que tiene cáncer no sé dónde, que ya tiene metástasis (...) ahora dicen que yo estoy montando un show", dijo, antes de palparse vistosamente su estómago para mostrar que no lleva una bolsa de colostomía, como algunos sugieren.

El presidente insistió en la última semana que su respuesta al tratamiento fue muy positiva y que tras la operación no quedaron células cancerosas en su cuerpo, pero más tarde avisó que probablemente se evidenciarán los efectos típicos de la quimioterapia.

"Seguramente, dentro de pocos días ustedes ya verán a Chávez calvo (...) el cabello se va a comenzar a caer por unos meses. Es duro el tratamiento para rehabilitar, para que se generen las células", dijo en una intervención telefónica en una reunión de empresarios.

El mandatario, quien fue intervenido de urgencia en Cuba en junio para extirparte un tumor del tamaño de una pelota de béisbol, aseguró que está en el "mejor escenario de recuperación" para superar el cáncer y que se prepara para un segundo y posiblemente un tercer ciclo de quimioterapia.

Aunque los líderes de la oposición se han cuidado en sus declaraciones sobre el estado de salud del gobernante, desde algunos círculos radicales antichavistas se rumora que todo obedece a una estrategia del Gobierno para reforzar su apoyo de cara a la contienda electoral del 2012.

En el polarizado país sudamericano, todos tienen su apuesta sobre quién podría liderar al "chavismo" en caso de que el presidente muriera o quedara incapacitado, encabezadas por su hermano mayor, Adán Chávez, el vicepresidente Elías Jaua y el influyente diputado Diosdado Cabello.

"Oye Adán, veo que te estás preparando para la sucesión. Porque fíjate que está bien afeitado, está parapeteado (bien arreglado)" se mofó Chávez durante una transmisión televisiva, en la que se le vio visiblemente recuperado tras su primer ciclo de quimioterapia en La Habana la semana pasada.

A la carga. El mandatario volvió a mostrar su característico estilo de gobierno, criticando ferozmente a Estados Unidos, ridiculizando a sus adversarios, aprobando recursos, cantando y riendo despreocupado.

"Nosotros somos un pueblo libre señor (Barack) Obama, vayan a preocuparse de sus cosas, imperio decadente", instó el gobernante, vestido con una chaqueta militar y gafas, tras rechazar unas declaraciones desde Washington sobre los posibles nexos de Caracas con grupos terroristas.

Pese a que su estado real de salud sigue siendo una incógnita, Chávez se esfuerza por mantener una imagen de normalidad y ha ido incrementando sus apariciones públicas a través de constantes mensajes de Twitter, frecuentes contactos con la televisión estatal y esporádicas apariciones en vivo.

Tras 12 años al frente del país petrolero, el mandatario ha asegurado que volverá a ser candidato pese al cáncer, descartando a cualquier otro posible contendor del oficialismo, entre los que algunos cuentan a su hija María Gabriela Chávez, que actúa como primera dama no oficial.

"Luego dijeron que mi hija María Gabriela también iba ser mi sucesora. Pero no se metan con María", advirtió. "Yo voy a ser candidato a las elecciones de 2012 y les voy a ganar", dijo el histriónico militar retirado mientras participaba desde su oficina en un acto de entrega de créditos populares.

Como en sus mejores momentos, Chávez aprovechó la aparición -que se transmitió en cadena nacional de televisión- para pedir a su madre que contara detalles de cómo fue su nacimiento. Analistas creen que este tipo de detalles personales ayudan al mandatario a reforzar su conexión con su base electoral.

"En ese tiempo estábamos la comadrona y yo nada más y a esa hora yo no tenía un reloj para decirlo con seguridad, pero sí sé que fue en la madrugada", relató emocionada Elena Frías quien, con lágrimas en los ojos, finalizó "te amo Hugo Rafael".