Caracas. El presidente Hugo Chávez dijo este sábado que se someterá en las próximas horas a un tercer ciclo de quimioterapia en Venezuela, en vez de viajar a Cuba como en anteriores oportunidades, mientras gobierno y oposición calientan motores para las elecciones de 2012.

Casi dos meses después de anunciar que fue operado de cáncer en La Habana, el mandatario socialista se ha mostrado más recuperado y activo en los últimos días, protagonizando numerosos actos televisados para anunciar planes de gobierno en vivienda, infraestructura y alimentación.

"Hemos decidido, porque hemos creado las condiciones y están dadas todas las condiciones, hacer este tercer ciclo aquí, en Venezuela", dijo Chávez, con uniforme militar, durante un consejo de ministros de más de tres horas transmitido en cadena nacional de radio y televisión.

El gobernante de 57 años, quien no ha especificado qué tipo de cáncer padece ni su gravedad, dijo que se tratará este domingo en el Hospital Militar de Caracas y reiteró que los más recientes exámenes médicos son positivos sin que se hayan detectado más células malignas en su cuerpo.

Chávez ha avisado en varias ocasiones que tras los ciclos de quimioterapia podría requerir radioterapia.

Los adversarios políticos del mandatario han criticado duramente sus viajes para tratarse en la isla caribeña, donde denuncian que recibe instrucciones de su amigo y aliado Fidel Castro para implantar en el país petrolero un modelo comunista similar al cubano.

Varios líderes opositores concurrirán a unas inéditas elecciones primarias para seleccionar al candidato que se batirá con el carismático mandatario, cuya popularidad tras 12 años en el poder se ha resentido ante el auge de la criminalidad, la alta inflación y la falta de vivienda.

"(Los opositores) andan desesperados con el tema electoral, los tiene como locos, ligando que yo me hunda, ligando que el cáncer me mate", dijo Chávez, quien reconoció que todavía trabaja a "media máquina" debido a su convalecencia.

Pese a esta situación, el líder no ha frenado su plan para llevar a Venezuela hacia el socialismo y recientemente anunció la nacionalización de toda la industria del oro y una polémica repatriación de reservas internacionales.