Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, viajará este sábado a Cuba para iniciar su segundo ciclo de quimioterapia con la que busca derrotar el cáncer que lo aqueja y mantenerse al mando de la nación con mayores reservas de petroleras del mundo.

La Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, se reunirá este sábado para discutir el permiso que pidió el militar retirado en la víspera, luego de que tomara la decisión junto con su equipo médico cubano-venezolano.

"El tratamiento que debe comenzar el día domingo, exámenes, seguramente el día lunes, eso lo decidiremos allá (Cuba), lo decidirán ellos allá, la segunda etapa de la quimioterapia", dijo Chávez este viernes en una llamada telefónica al canal estatal de televisión.

Chávez, que cumplió 57 años en julio, fue operado de urgencia en Cuba a inicios de junio para extraerle un tumor del tamaño de una pelota de béisbol y semanas después se realizó el primer ciclo de quimioterapia en la isla.

"La segunda etapa de la quimioterapia (...) se pudiera extender más allá de los cinco días, por eso estoy enviando la carta para cumplir con la Constitución", agregó el gobernante.

Luego de la primera sesión del tratamiento, Chávez dijo que no se detectaron células cancerosas en su organismo, sin embargo advirtió que "hay riesgo de que aparezcan".

Este lunes, Chávez apareció con la cabeza rapada y dijo que su nuevo "look" se debe a que el cabello se le estaba cayendo debido al tratamiento contra el cáncer y decidió cortarlo.

Las dos operaciones a que fue sometido y la quimioterapia le han dejado con 15 kilos menos y la cara ligeramente hinchada; pero el gobernante sigue sin especificar qué tipo de cáncer padece, más allá de negar insistentemente que tenga metástasis.

La enfermedad del presidente mantiene en vilo al país petrolero, en momentos en que la oposición ve en los comicios del 2012 su mejor oportunidad para poner fin al gobierno que encabeza Chávez desde 1999.

El mandatario, que se mantiene al mando del país, dijo que será el candidato presidencial en las elecciones del 2012 y vaticinó que gobernará por seis años más el país sudamericano.