Teherán. El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, dijo a su homólogo venezolano este miércoles que juntos podrían vencer a sus enemigos en común, en el último de sus mensajes desafiantes a los países occidentales, que según declaró están fracasando en su intento por aislar a Irán.

Al final de una visita de dos días, el mandatario venezolano, Hugo Chávez, condenó las amenazas militares de Estados Unidos e Israel, que han dicho que podrían atacar a Irán para evitar que la República islámica obtenga una bomba nuclear.

La visita de Chávez se produjo una semana después de que Ahmadinejad recibiera una cálida bienvenida en el Líbano, que alberga al grupo militante chií Hezbollah.

Ambos eventos diplomáticos están en parte destinados a demostrar a Washington que Irán aún tiene amigos en el mundo que están dispuestos a oponerse a los intereses estadounidenses.

"Debería usar la oportunidad para condenar las amenazas militares que está recibiendo Irán", dijo Chávez en una conferencia de prensa en la que los dos líderes se llamaron mutuamente "hermanos".

"Sabemos que nunca podrán detener la Revolución Islámica. Siempre estaremos juntos, no sólo resistiremos, también seguiremos victoriosos uno al lado del otro", agregó.

Ambos países tienen más en común que su enemistad con Estados Unidos; también son miembros de la OPEP con valiosas exportaciones de petróleo que les permiten cierto poder diplomático a pesar de ser mirados con recelo en Occidente.

El mandatario venezolano dijo que ambos firmaron nuevos acuerdos para reforzar la cooperación industrial.

Frente revolucionario. En un comentario que reflejó su ambición de representar a los países en desarrollo que se sienten oprimidos por Occidente, Ahmadinejad dijo que Irán y Venezuela son parte de un frente revolucionario "que se extiende" desde América Latina "hasta el este de Asia".

"Si un día mi hermano Chávez y yo y otras pocas personas estuvimos una vez solos en el mundo, hoy tenemos una larga lista de funcionarios revolucionarios y personas unas al lado de otras", enfatizó.

"Los enemigos de nuestras naciones se irán algún día . Esta es la promesa de Dios y la promesa de Dios se va a cumplir", declaró Ahmadinejad, en un mensaje que Israel podría interpretar como una amenaza, ya que el presidente iraní ha dicho varias veces que el Estado judío dejará de existir.

Washington ha liderado una campaña para aplicar sanciones más duras a Irán por sus actividades nucleares, que sospecha tienen el objetivo final de crear una bomba. Teherán dice que sólo busca tecnología nuclear pacífica y acusa a sus enemigos de intentar impedir su progreso.

Siguiendo los pasos de Irán, antes de viajar a Irán Chávez firmó un acuerdo con Rusia para cooperar en la construcción de la primera planta de energía nuclear venezolana, una iniciativa que ha generado nerviosismo en Washington.

Irán espera que su planta nuclear construida por Rusia comience a suministrar electricidad a la red a principios del 2011.

Muchos países sospechan de las actividades nucleares iraníes, sobre todo debido a que está enriqueciendo uranio con una pureza mucho mayor que la necesaria para generar electricidad.

Irán dice que necesita el combustible para un reactor médico en Teherán y confirmó el miércoles más temprano que estaba avanzando con el enriquecimiento.