El diputado Freddy Bernal calificó este martes de "ridículas" las sanciones de Estados Unidos a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por sus conexiones con Irán y las consideró una nueva "intromisión" estadounidense.

"Mayor ridiculez no hay, involucrar a Venezuela en un programa nuclear, es una ridiculez", exclamó el diputado.

El subsecretario de Estado de EE.UU., James Steinberg, anunció hoy que PDVSA no podrá firmar contratos con la Administración estadounidense ni recibir financiación de EEUU para sus operaciones de importación y exportación, aunque no se verá afectada la venta de petróleo venezolano a este país.

"No nos sorprende que los EEUU una vez más quieran transformarse en la policía del mundo (...) y pretendan, una vez más, atentar contra la soberanía de Venezuela, contra el Gobierno", señaló el exalcalde de Caracas.

"Pareciera que están jugando a tratar de atacar al presidente Hugo Chávez como lo han hecho en múltiples oportunidades", denunció Bernal.

El Departamento de Estado llevaba meses estrechando el cerco a Venezuela por sus sospechas de que viola el régimen de sanciones impuesto por Estados Unidos y la comunidad internacional contra Irán.

Entre los acuerdos en materia de energía alcanzados por Venezuela e Irán en el marco de la visita del presidente Chávez a Teherán en septiembre de 2009 sobresale el compromiso venezolano de exportar 20.000 barriles diarios de gasolina al pas asiático.

EEUU afirma que tiene constancia de que Venezuela ha enviado al menos dos cargamentos a Irán de un compuesto destinado a mejorar la calidad de la gasolina por importe de 50 millones de dólares.

Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, produce unos 3 millones de barriles diarios y casi la mitad los vende a Estados Unidos, según datos de Pdvsa.