Alta tensión se vive en Aysén en el inicio de la segunda jornada de diálogo entre los dirigentes de las organizaciones movilizadas y el ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, junto al subsecretario de la Presidencia, Claudio Alvarado, luego de la reunión que concluyó sin acuerdo este jueves en Puerto Aysén.

Al llegar a la cita, el dirigente Misael Ruiz, uno de los voceros centrales del movimiento junto a Iván Fuentes, enfatizo que la principal demanda es la rebaja en 20% del precio de los combustibles para toda la región y que eso no se acoge se terminará la “paz social”.

“Han estado dando puras calmantes, puras dipironas. Nosotros vinimos con una meta de un 20% de rebaja al combustible puesto en Puerto Chacabuco, eso es lo que nosotros vinimos a buscar, está más que claro”, comentó el dirigente fuera de la Casa de la Cultura.

En este contexto recordó que “la gente está allá a la orilla de la carretera” por lo que “si no hay acuerdo yo creo que no dura más que hoy día esta paz social que se encuentra aquí en la región”. También apuntó a Álvarez: “dijo ´yo vine empoderado, yo vine a solucionar los problemas`, y vemos que no es así”.

El vocero central del movimiento, Iván Fuentes, en tanto, también previo a su ingreso al encuentro, llamó a los representantes del gobierno a "arreglarnos a la buena, porque a la mala con Chile entero, va a ser muy distinto".

Respecto de la demanda por los combustibles dijo que "es como ir a comprar pan, y cuando vamos es un chicotazo en las manos. Es fundamental, pero no más importante que los otros temas. Aún tenemos que hablar de los planes de vivienda, de nuestros campesinos".

También destacó la relevancia de una universidad local con al menos cuatro carreras relacionadas con las necesidades productivas de la región: "una autoridad dijo que son sólo 800 estudiantes, pero 800 estudiantes que están haciendo milagros para estudiar fuera de la región. Pero eso multiplíquenlo por cuatro, porque hay varios que se quedan acá".

El Ministro Rodrigo Álvarez ingresó a la Gobernación de Puerto Aysén, vecina a la Casa de la Cultura, sin hacer declaraciones, al igual que Alvarado y la intendenta Pilar Cuevas.