Roberto Izikson lleva desde marzo de 2014 midiendo semanalmente con la encuesta Plaza Pública Cadem la temperatura política del país, y los vaivenes en la aprobación ciudadana del Gobierno de Michelle Bachelet.

En noviembre, la encuesta incluyó por primera vez una pregunta sobre un eventual cambio de gabinete. Y recién este miércoles, 6 meses después, el gerente de asuntos públicos de Cadem se enteró por la televisión como todos los chilenos que la Presidenta finalmente decidió dar un golpe de timón, pidió la renuncia a todos sus ministros y se dio 72 horas para diseñar su nuevo equipo de colaboradores.

-¿Qué le parece esta decisión de la Presidenta Bachelet?

-Me parece que el cambio de gabinete es necesario, aunque quizás un poco tardío. Es una señal positiva que le haya pedido la renuncia a todos sus ministros, porque de alguna manera se alinea con las demandas ciudadanas de un cambio significativo. La opinión pública estaba esperando hace mucho tiempo un cambio de actitud. Había una necesidad de que la Presidenta Bachelet entregara una oreja, por así decirlo, eso lo está haciendo y la opinión pública lo va a valorar.

-¿Y la forma en que se hizo este anuncio, en una entrevista con Don Francisco?

"La Presidenta Bachelet lleva 14 meses de Gobierno y 7 de ellos, es decir el 50% con más desaprobadoras que aprobadores".

- Me parece que es un error de alguna manera hacerlo en el contexto de una entrevista de televisión, a sólo algunos días de haber hecho una cadena nacional. Por último debería haber aprovechado ese contexto para hacer este anuncio de cambio de gabinete. De alguna manera demuestra que también hay algo de improvisación en la decisión, sobre todo porque la Presidenta había dicho hace dos semanas en otra entrevista que no iba a anunciar el cambio de gabinete por la prensa.

-¿Y las 72 horas que se dio para diseñar el nuevo gabinete?

-Se da un plazo de hasta 72 horas, pero tengo la impresión que esto no pasa del viernes. No se puede tener paralizados los ministerios.

Cambio de rumbo. La teoría de Izikson es que la necesidad de un cambio de gabinete no pasa solamente por el impacto del caso Dávalos Caval y los otros escándalos de irregularidades que han golpeado el corazón mismo de La Moneda. Y lo grafica así:

"La Presidenta Bachelet lleva 14 meses de Gobierno y 7 de ellos, es decir el 50% con más desaprobadoras que aprobadores. De esos 7 meses, 4 de ellos tienen mayor desaprobación por cómo se llevaron las reformas y 3 de ellos son después del caso Caval. Por eso es importante que la Presidenta Bachelet tenga la capacidad de mirar más allá de la coyuntura del caso Dávalos y entender que el malestar, la desconfianza y crítica a su Gobierno no sólo tiene que ver con temas anticorrupción sino con el rumbo de su Gobierno y las reformas".

-Entonces insiste en la idea de que no basta con un cambio de gabinete sino también con un cambio en la agenda de reformas.

-Absolutamente. Si ella quiere efectivamente recuperar la confianza de la opinión pública, recuperar la percepción de que el país va por buen camino y que la economía está progresando, no cabe duda que el cambio pasa más allá de la figura de Rodrigo Peñailillo, sino por un cambio en la forma como se está haciendo Gobierno, cómo se comunica, cómo se llega a acuerdos y la búsqueda de consensos. Un cambio de gabinete pasa necesariamente por Rodrigo Peñailillo pero también por la salida de Alberto Arenas.

-¿Debe ser un cambio mayor más que ajustes específicos?

-Tengo la impresión que va a ser una cirugía mayor, porque es la forma más fácil para sacar a Rodrigo Peñailillo. Ese es el costo de sacar a Rodrigo Peñailillo.

Le falta un segundo piso. Según Izikson, hacer el anuncio de cambio de gabinete por televisión y poner fecha al inicio del "proceso constituyente" en medio de la cadena nacional por las medidas anticorrupción demuestran que "Bachelet no está en su mejor momento para hacer una lectura política estratégica correcta".

"Fue un error anunciar el tema constitucional en la cadena porque no era lo que la opinión pública estaba esperando. La encuesta Plaza Pública Cadem así lo demostró: sólo un 14% consideró que el anuncio constitucional fue el principal de la Presidenta en esa cadena", reflexiona.

"Todo esto demuestra también la falta de asesores políticos de más experiencia. No tiene director de Secom confirmado todavía, que en el Gobierno anterior jugó un rol tremendamente importante (con Juan Carvajal). Si a eso se suma que los ministros de La Moneda son nuevos, sin tanta trayectoria política... le falta un mejor segundo piso", finaliza.