Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este viernes la creación de un nuevo método de medición de la pobreza y los problemas sociales del país, luego de los cuestionamientos sobre la presunta manipulación de cifras sobre el indicador por parte del gobierno.

Piñera, en compañía del ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín, señaló que "creemos que es fundamental actualizar la definición de la línea de pobreza, para hacerla más compatible con la situación que Chile tiene hoy día y sobre todo con el potencial que tiene la sociedad chilena para luchar contra la pobreza".

El mandatario agregó que "hemos preparado un proyecto de ley que crea esta nueva institucionalidad más autónoma, más independiente, más técnica y de mayor excelencia, que enviaremos al Congreso en el transcurso del mes de noviembre".

Esta nueva medición nace luego de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) anunciara que no seguirá trabajando con el Estado chileno en el desarrollo de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen), de la cual depende el desarrollo de los planes sociales del país.

La negativa de la Cepal proviene de la polémica por las cifras de la última encuesta Casen, la cual habría sido manipulada de acuerdo con diversos investigadores y académicos para mejorar los índices de pobreza.

Por esto mismo, el ministro Lavín anunció la semana pasada que el mismo Estado chileno desarrollaría la encuesta de aquí en adelante, pues "no necesitaba la ayuda de ningún organismo internacional".

De 1990 a 2006, Chile logró bajar su pobreza de un 30% a un 13% de la población, de acuerdo con la misma encuesta Casen, pero los resultados de 2009 indicaron que esta subió a poco más del 15% debido a la crisis internacional y el alza de los alimentos.

En la última encuesta de 2012 se indicó en primera instancia que la pobreza bajó al 14,6%, pero se cuestionó la metodología utilizada, al agregarse un bono entregado a última hora a las familias vulnerables.

La corrección de los académicos y expertos indicaba que la cifra real era de un 15% de pobreza, así como de 3,2% de pobreza extrema y no de 2,8% como se dijo en un principio.