El presidente chileno Sebastián Piñera registró una nueva caída en sus niveles de aprobación en julio, según una encuesta de Adimark Gfk dada a conocer este martes.

Piñera registró sólo el 30% de aprobación (era 31% en junio), mientras que la desaprobación sube dos puntos y alcanza el 62%. Ambos cambios, según Adimark Gfk, no resultan estadísticamente significativos.

El estudio define a julio como un mes marcado por masivas protestas y un cambio ministerial para intentar levantar vuelo.

La consultora privada Adimark  dijo que el menor respaldo se explica principalmente por las movilizaciones de estudiantes, las mayores en el país desde el fin de una dictadura en 1990, además del descontento de ciudadanos por la lenta reconstrucción tras un gran sismo el 2010.

"Los coletazos del conflicto estudiantil, las protestas en las zonas afectadas por el terremoto y el 'terremoto blanco' que afectó la zona sur del país, (explican que) el presidente Piñera disminuya levemente su aprobación ciudadana", afirmó Adimark Gdf.

El estudio afirma que por segmentos dentro de la población chilena, se aprecia estabilidad en los resultados, exceptuando los segmentos extremos: el segmento más alto (ABC1) disminuye la aprobación hacia el mandatario a 36% (45% en junio), mientras que los segmentos más bajos (D-E) sube su aprobación a 31% (27% en junio).

Baja generalizada en atributos presidenciales. Todos los atributos de imagen presidenciales, medidos en este estudio, caen en este mes, exceptuando el de “querido por los chilenos” que se mantiene en 37%. “Genera confianza” y “Es creíble” se mantienen como los atributos más débiles con 36% y 33% de evaluaciones positivas, respectivamente. Mientras que en el otro extremo, “activo y enérgico” y “capacidad para enfrentar situaciones de crisis” continúan siendo sus atributos mejor evaluados con 54% y 51% respectivamente de evaluación positiva. En julio, estos son los únicos dos atributos que superan el 50%, y se destacan con nitidez como sus fortalezas relativas.

Reacción gubernamental. "Hoy día ese llamado que la ciudadanía nos está haciendo tiene un nombre: el acuerdo de educación. Eso es fundamental para el país", dijo el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick, tras la divulgación del sondeo.

En la víspera, el Gobierno entregó un proyecto de reforma para la educación, pero representantes de los estudiantes han dicho que la propuesta es insuficiente y no cumple con las demandas de fondo.

En junio, el derechista Piñera ya había caído a su peor nivel desde el comienzo de su mandato, con un apoyo de sólo un 31 por ciento de la población.

La baja de la aprobación en la encuesta anterior había forzado a Piñera a efectuar una profunda reorganización de su Gabinete, en el que cambió al ministro de Educación y a los titulares de otras siete carteras.

Con la constante caída en su popularidad, Piñera enfrenta un escenario cada vez más complejo en la negociación de leyes en el Congreso, dado el espacio que daría a una oposición más agresiva.

La popularidad de Piñera llegó a un máximo del 63% en octubre del 2010, debido al exitoso rescate con vida de 33 mineros atrapados en el fondo de una mina, pero luego el apoyo fue declinando sostenidamente pese al positivo desempeño de la economía.

* Con información de Adimark y Reuters.