El retiro de los obstáculos para el paso vehicular en el emblemático Puente Ibáñez de Puerto Aysén, aplicado como “gesto” por los movilizados este viernes, se recogió en el Gobierno que lo valoró y ratificó que en la medida de que avance el diálogo y se mantenga la “paz social” es factible asumir la solicitud de retiro de las querellas por Ley de Seguridad.

“Claramente lo que los dirigentes nos han señalado anoche (jueves) y lo que se comprometieron en la reunión, en su llamado a deponer la violencia y a desbloquear caminos y puentes, nosotros entendemos como gobierno que en el transcurso de las horas y en el día de hoy está quedando cumplido", comentó el ministro secretario general de Gobierno, Andrés Chadwick.

La autoridad indicó en La Moneda, en paralelo a la reunión de los representantes de Aysén con el ministro Cristián Larroulet, que esa medida la "valoramos enormemente y nos da una señal muy positiva para poder continuar con la mesa de trabajo, con el diálogo".

Repliegue. En este contexto, el vocero del Ejecutivo señaló que repliegue de los efectivos de Carabineros enviados para contener las manifestaciones puede ocurrir "a la brevedad posible" a propósito del levantamiento de los bloqueos.

"Es muy simple, en la medida que no exista la causa, no es necesario tener las Fuerzas Especiales y por eso que vamos a iniciar progresivamente y prontamente -porque esperamos que esas condiciones se mantengan en el tiempo (…),- un retiro de las Fuerzas Especiales de Aysén", indicó.

Enfatizó que en la medida que "no tengamos alteraciones del orden público, que no tengamos bloqueos, que no tengamos situaciones de violencia, no necesitamos de ninguna acción de las Fuerzas Especiales y podremos empezar, sin dudas, a desarrollar un retiro de ellas para que vuelvan a sus lugares de origen".

Retiro de querella. Consultado por la demanda de retiro de las querellas por Ley de Seguridad del Estado contra 22 habitantes de esa región, indicó que "en el día de ayer (jueves) terminada la reunión yo señalé públicamente que los dirigentes nos habían pedido esa solicitud y comprendieron que necesitábamos darle tiempo al tiempo, de que se fuese obviamente tranquilizando, generándose un orden público estable".

"Obviamente en esas condiciones, y dándole tiempo al tiempo, en el momento que consideremos que pueda ser más oportuno, el gobierno va a tener la mayor atención y consideración con la propuesta o los planteamientos que nos han hechos los dirigentes", agregó.