Santiago de Chile. Chile decidirá si asiste a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) tras conocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por un reclamo limítrofe peruano, según se desprende de las declaraciones hechas este martes por la presidenta electa Michelle Bachelet.

La sentencia del tribunal de La Haya se dará a conocer el próximo 27 de enero y, dependiendo de su resultado, el mandatario Sebastián Piñera resolverá si concurre al encuentro, que se celebrará en La Habana los días 28 y 29 de este mes.

De asistir, Piñera acudiría acompañado de Michelle Bachelet, a quien invitó formalmente a acompañarle en su condición de presidenta electa, como hizo ella hace cuatro años en una reunión celebrada en México por el Grupo de Río.

Piñera y Bachelet se reunieron durante más de tres horas para tratar, entre otros temas, el decisivo fallo del tribunal internacional que pondrá fin al litigio que ambos países mantienen por la frontera marítima.

Tras el encuentro, la presidenta electa confirmó que Piñera la invitó a asistir a la cumbre de la Celac, organismo que integra a todos los países del continente, excepto Estados Unidos y Canadá.

Pero Bachelet precisó que la participación de Chile "es una decisión que él (Piñera) va a tener que evaluar en su momento".

Perú interpuso una demanda ante el máximo tribunal de las Naciones Unidas en contra de Chile en enero de 2008, cuando Bachelet ejercía su primer mandato, para reclamar la fijación de un nuevo límite marítimo, el cual Chile considera ya establecido mediante dos tratados, suscritos en 1952 y 1954, por lo que defiende que se mantenga el actual límite sobre la línea del paralelo.

Sin embargo, Lima estima que dichos convenios sólo tienen el carácter de acuerdos pesqueros y plantea que el nuevo límite se trace sobre una línea tangente que le daría 35.000 kilómetros cuadrados que, hasta ahora, están bajo soberanía chilena.

"Nosotros siempre hemos dicho que aquí tenemos que tener una política de Estado que se base en el derecho internacional y en los intereses superiores de Chile (...) Esperamos que sea un fallo ajustado a derecho, porque Chile tiene una clara opinión y muy unánime de dónde están los límites", sostuvo Bachelet.

Pero, al igual que Piñera, la presidenta electa rehusó anticiparse al impacto de un eventual resultado adverso o favorable para el país.

"Hay que esperar el fallo y no especular sobre cuál puede ser el escenario. Hay muchos escenarios posibles, nosotros desconocemos cuál será el fallo definitivo", afirmó.

Por su parte, el presidente Piñera reiteró que la postura de Chile, independientemente de quién esté en el gobierno, debe ser unitaria.

"Nos pusimos de acuerdo para mantener una tradición en nuestro país, la unidad, el concepto de Estado de las relaciones internacionales, el respeto al derecho internacional, a los tratados internacionales y a los fallos de las cortes internacionales", recalcó.

El mandatario reiteró que Chile "hizo una defensa ante la Corte de La Haya en la que puso todos los argumentos, tanto de hecho como de derecho. Pero nadie conoce el contenido del fallo", aseveró.

Chile aguarda la resolución "con tranquilidad, sin triunfalismos", agregó Piñera, quien enfatizó: "Perú ha sido, es y va a seguir siendo un país vecino al nuestro".

Pese a que ambos países han insistido en que la resolución del tribunal internacional no afectará a sus relaciones comerciales, los empresarios chilenos expresaron hoy un dejo de preocupación por el impacto que podría tener en la industria pesquera.

"Podría haber efectos en el sector pesquero", reconoció Andrés Santa Cruz, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, cuya cúpula se reunió hoy con el canciller, Alfredo Moreno, precisamente para tratar el futuro fallo de la CIJ.

El impacto en el área pesquera se registraría en el caso de que el fallo resultara favorable a la tesis peruana, ya que Chile perdería soberanía sobre una amplia zona marítima en la cual hoy desarrolla entre un 70% y un 80% de la captura pesquera en la norteña zona de Arica, según estimaciones empresariales.