Santiago, La Paz. Chile anunció este viernes que continuará el diálogo diplomático con Bolivia cuando la administración de Evo Morales “respete y reconozca” el Tratado de 1904, convenio en el que se reconoce “el dominio absoluto y perpetuo de Chile” territorio que antes era boliviano.

Un día después que Morales negara que este acuerdo hubiera traído paz a ambas naciones y cuestionara la escalada armamentista de Chile, el canciller del vecino país, Alfredo Moreno, ratificó que su gobierno no dialogará con su homólogo boliviano si éste persiste en no considerar los tratados vigentes entre ambos países.

Morales, además, emplazó a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, a presentar una propuesta concreta sobre el diferendo marítimo en el marco de las resoluciones que sobre el asunto emitió la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuya nueva reunión se desarrollará en El Salvador.

“La posición de Chile ha quedado muy claramente expresada por el presidente (Sebastián) Piñera en la cuenta pública del 21 de mayo. Lo que corresponde es respetar los tratados vigentes que tenemos y sólo sobre esa base podemos avanzar sobre el diálogo bilateral”, aseguró Moreno a periodistas chilenos a los que no aceptó más preguntas.

En el transcurso de siete días, los mandatarios (Morales y Piñera) intercambiaron mensajes que pusieron más tensa la relación bilateral.

Este viernes, delante de las Fuerzas Armadas, el presidente boliviano negó que el Tratado de 1904 hubiera garantizado la paz entre ambas naciones.

Una semana antes, el mandatario Piñera, en su informe de gestión ante el poder Legislativo de su país, señaló que “no existen temas limítrofes pendientes con Bolivia” y que además el Tratado de 1904 “ha garantizado 106 años de paz entre Chile y Bolivia”.

Respuesta. El último jueves, el ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, a través de un comunicado, realzó la capacidad militar del país para garantizar su soberanía e integridad territorial.

“Lo que sí tenemos, como corresponde, y esto es tranquilizador para los chilenos, es que las Fuerzas Armadas se encuentran en su capacidad plena para resguardar nuestra soberanía y la integridad territorial”, describió Allamand, según un despacho enviado por la agencia de noticias EFE.

Este comunicado recibió críticas en el órgano Legislativo boliviano. El jefe de bancada del MAS, Edwin Tupa, reprochó que Chile “esté recordando” a Bolivia su capacidad militar.

“¿Qué nos quieren decir? Este mensaje lo podemos interpretar como algo provocativo, pero vemos más bien nerviosismo por la estrategia marítima que asumió el Estado boliviano”.

Pero el jefe de bancada de Convergencia Nacional (CN), Osney Martínez, afirmó que “el gobierno de Chile respondió a Bolivia por el cuestionamiento que hizo el presidente (Evo) Morales sobre su capacidad militar”.

OEA exhortó a buscar soluciones. La resolución 426 de la OEA considera que el diferendo es de interés hemisférico y exhortó a los gobiernos implicados en el conflicto a buscar una solución justa y equitativa para el acceso soberano y útil de Bolivia al Pacífico.

Osvaldo Flores fue designado cónsul adjunto en Santiago

Según un reporte del diario chileno La Tercera, el diplomático boliviano Osvaldo Flores presentó, el 20 de mayo, su acreditación a la cancillería de Chile para desempeñar funciones como cónsul adjunto de Bolivia en Santiago.

“Osvaldo Flores se hará cargo de los aspectos administrativos de la misión boliviana en Chile, a pocos días de que Walker San Miguel retorne a La Paz. Flores hizo su debut social en Santiago precisamente esta semana, durante la despedida que hizo San Miguel ante el cuerpo diplomático acreditado en Chile”, dice el texto del periódico chileno.

Esta posesión fue confirmada por una fuente del gobierno de Evo Morales, quien anunció que “todavía no se designó al reemplazante de San Miguel”. En Chile, barajan el nombre de la ex vicecanciller Mónica Soriano como el reemplazo de San Miguel.

En Chile difieren sobre pedido de Evo. La solicitud que hizo el presidente Evo Morales a su homólogo chileno Sebastián Piñera de entregar propuestas para reanudar el diálogo, ocasionó una serie de discrepancias en el poder Legislativo chileno.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Senadores de Chile, el opositor Eugenio Tuma, apoyó la posición que emitió Morales y afirmó que Piñera debería ofrecer a Bolivia un enclave sin soberanía en el norte de Arica.

“Tiene razón el presidente boliviano (Evo Morales). Le corresponde a Chile dar una respuesta y creo que es hora que el presidente (Sebastián) Piñera haga una propuesta en concreto respecto al tema. (Piñera) sabe que va a contar con un respaldo del Parlamento chileno en la medida que proponga un corredor al norte de Arica, y para eso, necesariamente tiene que concurrir la voluntad del Perú”.

Por su parte, el senador oficialista Hernán Larraín advirtió que Bolivia “no recibirá” ninguna propuesta si sigue por el “camino de la agresividad”.

“Bolivia tiene que optar: o se sienta a la mesa de negociaciones con Chile, tratando de reconstruir confianzas —seriamente dañadas— para buscar soluciones conjuntas, o podrá seguir su camino de agresividad, en donde no recibirá nada de parte de Chile, porque nuestro país no tiene ninguna deuda pendiente”, advirtió.