Santiago. Aunque mantiene altos niveles de apoyo, un fuerte aumento en los niveles de desaprobación experimentó en abril el presidente chileno, Sebastián Piñera, a poco más de un mes de haber asumido el mando del país, en medio de una de las mayores catástrofes naturales que ha enfrentado el país.

Así lo reveló una encuesta de la consultora Adimark GfK, que estableció que Piñera obtuvo 50% de aprobación (dos puntos menos) en abril, un nivel de apoyo similar a la votación que obtuvo el 17 de enero, cuando se transformó en el primer político de derecha en ganar una elección presidencial en Chile desde 1958.

Sin embargo, quienes evalúan negativamente la gestión del mandatario chileno pasaron desde 18% en marzo pasado a 31% en abril pasado.

Piñera también registró caídas en todos sus atributos personales: 76% estima que es activo y enérgico (83%), 69% cree que cuenta con capacidad para solucionar los problemas del país (79% en marzo), y 59% considera que genera confianza (66%).

La evaluación positiva del gobierno de Piñera también registró un importante retroceso de nueve puntos, al pasar de 60% en marzo a 51% en abril.

El mandatario presenta las mayores bajas en los segmentos socioeconómicos ABC1 (alto), con siete puntos  hasta un nivel de apoyo de 57%, y C3 (medio-bajo), con un retroceso de doce puntos hasta 51%, y entre la población entre 18-24 años, con 13 puntos hasta 50%, y de 25-35 años, con 11 puntos hasta 55%.

Manejo del terremoto. Según la consultora, la evaluación del gobierno de Piñera parece estar siendo afectada negativamente por las percepciones respecto al manejo de las consecuencias del terremoto del 27 de febrero, donde más de 450 chilenos perdieron la vida y cerca de dos millones resultaron damnificados.

Al respecto, el 55% aprueba la forma en que el gobierno está entregando la ayuda a las personas afectadas, 15 puntos menos que en marzo, y 54% respalda la forma en que se está llevando adelante la reconstrucción del país, una caída de once puntos respecto al mes anterior.

Adimark destaca que, en cambio, en las áreas de gestión tradicionales el gobierno de Piñera obtiene sus mejores evoluciones, como relaciones internacionales (67%), educación (65%), combate a la delincuencia (50%), cuidado al medioambiente (50%) y la economía (49%).

Piñera anunció en abril un plan de reconstrucción que considera un alza en los impuestos para las grandes empresas, una revisión al royalty a la minería, un incremento en el consumo del tabaco, incentivos para las donaciones, reasignaciones presupuestarias y la venta de activos prescindibles.

A pesar de la caída del mandatario de centroderecha, la saliente coalición de gobierno de centroizquierda, que gobernó el país durante los últimos 20 años, presenta altos niveles de desaprobación.

Según la encuesta, el 34% respalda la gestión de la Concertación, integrada por democrátacristianos, socialistas y socialdemócratas, mientras que 51% la desaprueba.  Una situación inversa enfrenta el nuevo conglomerado oficialista, la Coalición por el Cambio, que recibe un 53% de respaldo y 32% de rechazo.

Gabinete. El informe también revela que persiste un alto grado de desconocimiento de la ciudadanía respecto al gabinete de Piñera, donde sólo tres presentan un nivel superior al 50%.

Se trata de los ministros de Educación, Joaquín Lavín (97% de conocimiento), de Defensa, Jaime Ravinet (90%), y de Cultura, Luciano Cruz Coke (77%), quienes eran ampliamente conocidos por la ciudadanía antes de asumir.

En 1999, Lavín perdió en una estrecha segunda vuelta la elección presidencial frente a Ricardo Lagos (2000-2006) y también representó a su partido en los comicios de 2006, donde se impuso Michelle Bachelet.

Lavín, además, es el ministro mejor evaluado, con 78% de adhesión.

Ravinet es un ex demócratacristiano que ejerció como ministro de Lagos y Bachelet, y que se transformó en el único miembro de la coalición de centroizquierda Concertación en sumarse al gobierno de Piñera. 

Finalmente, Cruz Coke es un actor que ha protagonizado algunas telenovelas en la televisión local.

La encuesta se aplicó entre el 8 y el 26 de abril a 1.128 personas de los principales centros urbanos del país. El error muestral se estima en +/-3%, con un nivel de confianza de 95%.