Santiago. Directamente desde la oficina del ministro del Interior de Chile, Rodrigo Hinzpeter, ubicada en la capital del país, llegó al Tribunal de Letras de Puerto Aysén (en el extremo sur del territorio chileno) el cuadro enmarcado con el documento original de su nombramiento en el cargo, el que fue trasladado en avión hasta Balmaceda, luego en helicóptero hacia Coyhaique y trasladado finalmente en un vehículo de la Policía de Investigaciones hasta el tribunal correspondiente.

Al respecto, la abogada querellante del ministerio del Interior, Ximena Risco indicó que "nunca ningún tribunal de la República me había pedido el original o una copia autorizada del decreto, porque está publicado en el Diario Oficial, es informado en la Contraloría General de la República, se reputa conocido porque es un acto jurídico".

Y añadió que Hinzpeter ordenó "llévense el original para que el juez no le quede duda de que ese nombramiento es original y que yo soy el ministro del Interior".

Por su parte, el juez de Letras y Garantía de Puerto Aysén, Juan Patricio Silva indicó que "la constitución establece la igualdad ante la ley, es en base a ello que se resolvieron dichas circunstancias. Todos conocemos al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, pero hay ciertas formalidades que la ley exige".

Además este sábado, las 22 personas requeridas por la Ley de Seguridad del Estado (invocada por el gobierno, en el marco de cuya tramitación el juez pidió el documento de nombramiento del ministro) se encontraban reunidos en la Cámara de Comercio de Puerto Aysén junto a los dirigentes del Movimiento Social por la Región de Aysén y un staff de abogados que los está asesorando en los pasos a seguir ante la eventual aplicación de la medida gubernamental.

Opinión de dirigente solicitado. Uno de los 22 solicitados por la Ley de Seguridad del Estado en la región de Aysén y dirigente de la pesca artesanal, Honorino Angulo, se refirió a la aplicación de la medida en la zona y acusó una persecución de los líderes sociales a nivel nacional por parte del gobierno.

El representante de la pesca artesanal recalcó que "el gobierno quiere que ningún dirigente vuelva a levantar la voz o llame al pueblo a manifestarse. Quieren asustarnos y perseguir a los dirigentes sociales a lo largo de Chile",

A su vez, Angulo envió un mensaje a los dirigentes del país "para que se mantengan alerta en los 2 años que le queda al gobierno".

Y agregó que "no hay que tener miedo al pueblo hay que defenderlo en la calle. El Ejecutivo no quiere dar nada de lo que prometió. En Aysén solo se le está cobrando que cumplan la promesa de campaña".

Incitación a la violencia. El dirigente sindical respondió a las acusaciones del gobierno que lo señalan como instigador a la violencia.

"Si es violencia llamar al resto de compañeros a salir a las calles, arrancar del guanaco y de los perdigones que te disparan. Si es violencia, dediquémonos a otra cosa o que el gobierno cumpla lo que comprometió", indicó.

"No es malo lo que hacemos nosotros, arrancamos y volvemos a la calle. Pero, si eso es un delito no se qué vamos a hacer para llamar a la atención del Gobierno", aseguró.

Además, el líder social dijo que no se volverá a sentar en ninguna mesa de diálogo con las autoridades, ya que no les quiere volver a ver la cara.

"Ya no me siento más en ninguna mesa con el Gobierno, tampoco haré ningún ejercicio para sentarme a conversar con esos caballeros. Los manifestantes quedan en su voluntad, pero yo por lo menos no quiero verle nunca más la cara a esos perros".

Y añadió que "no me siento con nadie más, me quedaré con mis bases hasta que decidamos volver al mar. Las autoridades rompieron la mesa, nos bypassearon, se rieron y se fueron".

Lea más en La Nación de Chile: Recurso por Ley de Seguridad contra los "más ultras” de Aysén