Santiago. El Ejército chileno repudió el asesinato de su ex comandante , Carlos Prats, y su esposa, Sofía Cuthbert, ocurrido en Buenos Aires en 1974, luego que la Corte Suprema dictara su sentencia definitiva contra ex uniformados miembros de la represiva Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), incluyendo su jefe, Manuel Contreras.

La institución, a través de un comunicado, dijo que tras la sentencia que determinó que en dicho crimen participó personal que perteneció a sus filas, que “el Ejército repudia a todos los partícipes en este cobarde asesinato, especialmente a los militares que lo consumaron, más aún que su acto criminal tuvo como víctimas a un ex Comandante en Jefe, y también a su esposa. Con su extrema crueldad violaron trágicamente, además, los principios que constituyen el acervo moral de la institución”.

Añade que “este crimen enluta al Ejército y a todos sus integrantes. Su comandante en jefe expresa a las hijas del matrimonio Prats-Cuthbert su profundo pesar y solidaridad, por el irreparable dolor que han debido soportar –en un largo proceso– hasta ver ratificada finalmente la verdad y pronunciada la justicia”.

El documento sostiene que el prestigio de la institución “no debería sufrir detrimento por la infamia de aquellos que no adhirieron al tradicional código de honor y de conducta institucionales, que con su acción demostraron despreciar”.

“Consecuente con su trayectoria, el Ejército ratifica su fiel compromiso con los valores fundamentales que comparte la sociedad chilena. Asimismo, confía que el cierre de este doloroso episodio pueda contribuir al avance para el necesario reencuentro entre nuestros compatriotas, mediante el consuelo a los deudos y la mitigación de las heridas del pasado”, concluye el mensaje.