Como "muy probable" calificó este martes el titular de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Cristián Larroulet, la opción de que viajen nuevos ministros a la Undécima Región, en la medida que las negociaciones que encabeza desde este martes su par de Energía, Rodrigo Álvarez, vayan avanzando.

Desde hace dos semanas se generó un movimiento social, el cual le está solicitando al gobierno mejoras para la zona en diversas materias.

"Creemos que en ese proceso de diálogo es muy probable que futuros ministros y subsecretarios puedan viajar", declaró Larroulet en La Moneda, donde se reunió con las juventudes de Renovación Nacional (RN) y la Unión Demócrata Independiente (UDI) para analizar el avance de la ley de inscripción automática y voto voluntario.

El secretario de Estado enfatizó que en el plan de desarrollo para Aysén el gobierno está inyectando US$750 millones, destacando que esa "es la región donde estamos invirtiendo más recursos públicos por habitantes de Chile".

Sin embargo, agregó que "estamos conscientes que debemos hacer más (...) Nosotros estamos conscientes de las dificultades y las condiciones de vida de los ayseninos".

Finalmente, Larroulet expresó que "esperamos de los ayseninos que sea un proceso de diálogo fructífero, realizado en paz y con orden público para que todos los habitantes de la región puedan normalizar su vida y podamos sacar adelante los desafíos que la región tiene".

Puerta abierta al diálogo. En tanto, el subsecretario de la cartera, Claudio Alvarado -quien se encuentra en la zona- sostuvo que "tenemos que abrir la puerta para comenzar a caminar todos en conjunto en una solución definitiva".

"Creo fehacientemente que si los actores locales que han trabajado en esta propuesta tienen voluntad, podemos avanzar", sentenció a la espera de la llegada de Álvarez a la zona, quien lleva la respuesta del Ejecutivo al petitorio del movimiento social para descomprimir el conflicto, y que incluirá subsidios al combustible y la leña.