El destino que el ex dictador Augusto Pinochet dio a su fortuna calculada en 2010 en US$21 millones en el marco del caso Riggs, lo conocerán al menos sus cercanos este miércoles cuando se abra su testamento al cumplirse el requisito del paso de 5 años de su muerte, registrada en diciembre de 2006.

De acuerdo al diario El Mercurio, en su edición de este martes, el trámite se efectuará a instancias de la titular del Tercer Juzgado Civil de Santiago, Soledad Araneda, y con la presencia del notario Eduardo Avello y los dos testigos de la firma del documento, los amigos de la familia Jorge Aguilera y Carmen Carmona.

Las propiedades del ex comandante en jefe del Ejército son la casa familiar de La Dehesa, la parcela de El Melocotón, un departamento -con dos bodegas y un estacionamiento- ubicado en la calle Blanco de Valparaíso, otros en Reñaca, Iquique y Vitacura, unos terrenos en Quintero y 3 vehículos.

En agosto de 2010, el juez Manuel Valderrama, levantó el embargo para la mayoría de las propiedades de Pinochet expecto el de US$7 millones de dólares que se mantiene bajo custodia en la investigación en su contra y otros ligados a las sociedades con las que operó en paraísos fiscales como Belview International.

Un estudio por peritos de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile fijó la fortuna en US$21 millones, de la cual US$19,5 millones no tienen legítima justificación contable, lo que fundamenta la presunción de blanqueo de fondos a través de cuentas suyas, de algunos de sus hijos y cercanos colaboradores en Estados Unidos.

* Además vea en Nación.cl: Matthei: “Golborne es el mejor candidato y punto”