La Paz. El gobierno Chile estudia la posibilidad de presentar una primera queja formal contra Bolivia por la nueva estrategia marítima boliviana de acudir a tribunales internacionales para conseguir una salida soberana al Pacífico.

Algunos importantes funcionarios de Cancillería chilena dicen que ya se ha trabajado en la elaboración de una nota diplomática, informa La Tercera. Altas fuentes de Relaciones Exteriores, en todo caso, sostienen que "no se ha autorizado" aún su envío.

El giro de la política marítima boliviana causó molestia en Santiago y representantes chilenos pidieron elegir entre "demanda o diálogo". El presidente Morales dijo en diversas oportunidades que la posición boliviana no dejaba de lado el diálogo con el vecino país.

El anuncio realizado el 23 de marzo será incorporado en la nota oficial, aunque fuentes diplomáticas dijeron a La Tercera que el hecho que detonó que el documento empezó a ser elaborado luego del Día de la Reivindicación Marítima, el 29 de abril. El acto principal se realizó en el estadio Hernando Siles de la ciudad de La Paz.

En su discurso, el presidente Morales pidió unidad de todos los bolivianos y apoyo de la comunidad internacional para que Bolivia recupere una salida soberana al océano Pacífico.

Además, presentó el Decreto Supremo 859, que sanciona una nueva estrategia interna para "promover y fortalecer la educación cívico patriótica y realzar el fervor patrio sobre el derecho a la reivindicación marítima".

Dicha norma parte rechazando el "injusto enclaustramiento marítimo" de Bolivia y recuerda la Constitución Política, que establece el derecho "irrenunciable e imprescriptible" a una salida al mar.

La norma obliga a los "medios escritos, entidades públicas y unidades militares" a difundir mensajes para "promover y fortalecer" el "fervor patrio" sobre el tema marítimo. Estos mensajes serán expuestos por el Ministerio de Comunicación en su página web. También, los canales de televisión y radioemisoras deben difundir la Marcha Naval al inicio y cierre de transmisiones.

Dicho decreto fue publicado este jueves por la Gaceta de Bolivia y por ende, ya es obligatorio.

Morales comenzó su discurso con una explicación histórica en la que hizo hincapié que Bolivia nació con acceso al Pacífico y que éste fue perdido por una guerra injusta contra Chile orquestada por intereses "oligárquicos y de las empresas transnacionales".

Recordó que la Organización de Estados Americanos (OEA) en diversas resoluciones se pronunció a favor de la demanda marítima boliviana. A lo largo de su discurso, el Presidente insistió en la necesidad de que la integración de Latinoamérica y de que se apoye la demanda marítima boliviana. Dijo que hasta que Bolivia no consiga una salida soberana al Pacífico, la unión de la región no será completa.

"No habrá paz ni integración ni unidad de América Latina mientras nos sigan dando la espalda a nuestra reivindicación marítima".

Pedido chileno. Tras los actos del 23 de marzo y del 29 de abril, la Cancillería chilena había optado sólo por mantener su línea inicial de reacción: emplazar al gobierno boliviano a elegir entre "una demanda internacional o mantener el diálogo".

Sin embargo, en paralelo al endurecimiento paceño, en algunos círculos políticos comenzó el debate sobre la necesidad de enviar señales más duras a Bolivia.

De hecho, esta fue una de las peticiones realizadas por algunos diputados el martes pasado, en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja.

Ahí, el canciller Alfredo Moreno "dio a entender" -según algunos de los presentes- que en la práctica el diálogo con La Paz estaba congelado. Aunque dijo que no se había enviado ninguna nota de protesta.

Este viernes, el canciller Alfredo Moreno estará en Asunción, Paraguay, para asistir a los festejos por el Bicentenario de ese país. Ahí coincidirá con su par de Bolivia, David Choquehuanca, y con el Presidente de ese país, Evo Morales.

Diputados apoyan. Los diputados de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, el PPD Jorge Tarud y el UDI Iván Moreira, respaldaron este jueves la posibilidad de que la Cancillería presente una queja formal a Bolivia, informa La Tercera.

Moreira afirmó, en conversación con La Tercera, que "me parece muy bien que la Cancillería esté analizando presentar formalmente una queja al gobierno boliviano", y manifestó, además, su malestar debido al "constante clima de descalificaciones del Presidente Morales a nuestro gobierno".

Además, el parlamentario afirmó que suspender el diálogo con Bolivia "es una señal potente para que el gobierno boliviano tenga mayor respeto. Si el gobierno boliviano tiene una actitud distinta, obviamente el diálogo continúa con la agenda de 13 puntos, pero nosotros no podemos colocar la otra mejilla ante tanto ataque al Presidente Piñera y a su gobierno".

"Tiene que haber una señal potente por parte de Chile de que con el Presidente y con la política exterior chilena no se juega, se le respeta", agregó Moreira

Por su parte, el diputado Tarud señaló que "la actitud que ha tenido el presidente Morales es absolutamente inaceptable. El presidente Morales está desconociendo un tratado internacional, de 1904, esta realizando todas las gestiones para demandar a chile en cortes internacional".

"Nuestro país no puede permanecer en silencio. Tiene que haber un claro respeto de los tratados internacionales, que son intangibles, y son intangibles mientras las dos partes no quieran modificarlo. Y claramente Chile no quiere modificarlo", agregó.