Santiago. El ministro del Interior de Chile, Andrés Chadwick, dijo este domingo que confía en el fallo del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) de La Haya, horas antes de que se publique la resolución sobre el contencioso con Perú.

"Tenemos confianza en que el fallo nos puede y nos debe dar la razón, dada la fundamentación jurídica que ha sido tan sólida por parte del Estado de Chile", dijo jefe de Gabinete en la ciudad fronteriza de Arica.

En Chile y Perú aumentan las expectativas a horas del histórico fallo de la corte de las Naciones Unidas sobre la demanda presentada por Lima en enero de 2008 exigiendo una delimitación marítima.

Perú esgrime que entre ambos estados sólo existe un convenio pesquero. Por el contrario Chile sostiene que ambas naciones firmaron un tratado de límites marítimos en 1952.

La inminencia del fallo definitivo sobre el contencioso de límites ha generado distintas interpretaciones respecto a la ejecución inmediata o no de un eventual cambio limítrofe que suponga la resolución.

Mientras desde Lima el presidente peruano, Ollanta Humala, ha abogado por una ejecución inmediata, en Santiago el presidente chileno, Sebastián Piñera, ha indicado que si se suponen cambios, estos serían aplicados en un periodo razonable.

El tenor de estas declaraciones ha generado un ánimo dispar en ambos países respecto al resultado en el tribunal de la ONU. Mientras en Lima existe un cerrado optimismo sobre la disputa, en Santiago la prensa local ha reflejado escepticismo al respecto.

Al respecto y consultado sobre eventuales medidas de compensación a los pescadores de la zona, en caso de que el dictamen sea adverso, Chadwick indicó que "no nos adelantemos. El fallo lo vamos a conocer mañana. Esperamos que no tengamos que desarrollar ninguna acción de compensación con ningún sector productivo y tampoco con los pescadores".

"Si el día de mañana, como siempre ha ocurrido, algún sector se ve perjudicado por una razón que nos compete a todos, sin duda alguna que existirán compromisos de compensación", agregó el ministro de Interior.

El contencioso es una de las réplicas tardías de la Guerra del Salitre o del Pacífico, que enfrentó a Chile con Perú y Bolivia (1879-1883).

La demanda en un comienzo generó tensión en las relaciones bilaterales, no obstante, los gobiernos de ambos países, han asegurado que respetarán el fallo sea cual sea el resultado