La incertidumbre respecto de la reanudación del diálogo entre el gobierno y los movilizados de Aysén se mantiene este miércoles luego del quiebre de la última jornada cuando los primeros se negaron a acudir a citas por sector mientras no se resuelvan las diferencias por el precio de los combustibles.

El ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, insistió esta mañana que la propuesta respecto de los combustibles ya está presentada y que ve muy difícil llegar a acuerdos, y defendió nuevamente la opción de reuniones por ahora con distintos gremios y organizaciones.

"Sólo quiero decir que para hablar de temas tributarios como la zona franca, o de temas de bosque nativo o de pesca, un esquema como asamblea es prácticamente imposible que resulte”, indicó a radio ADN.

Agregó que “el Ejecutivo entiende que siempre van a actuar en conjunto y por tanto siempre tenemos que esperar los consensos que ellos tuvieran entre sí. Pero como mecánica de trabajo, es muy difícil hacerlo en el esquema que estamos trabajando".

En cuanto a la demanda referida a los combustibles, enfatizó que en esa materia "estamos bastante lejos de cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo. Nosotros ya hemos hecho una propuesta como Ejecutivo, y es una propuesta que no existe en ninguna otra región del país".