Santiago. El ministro de Minería, Laurence Golborne, descartó que haya una motivación política detrás de la aceleración del rescate de los 33 mineros atrapados en un yacimiento al norte de Chile.

"No hay ninguna presión política; sólo una presión humana por rescatar a personas que están encerradas a 700 metros de profundidad", dijo el funcionario saliendo al paso de las críticas surgidas en torno a que se estaría apurando el proceso para que la salida de los trabajadores se produzca antes de que el presidente chileno, Sebastián Piñera, inicie su gira a Europa, que comienza el 15 de octubre.

Fue el propio mandatario el que planteó su interés de estar en Chile cuando los mineros sean rescatados, lo que despertó las críticas de la oposición.

La senadora socialista Isabel Allende (PS) que “no se puede supeditar el rescate a la agenda del presidente ", mientras otro diputado de oposición, Ramón Farías, dijo que "cuando escuchamos ahora que no van a hacer un encamisado de 700 metros (del ducto por donde saldrás los operarios), sino nada más que de cien, empiezo a dudar " y llamó a no poner en riesgo "ni si quiera en un 1% la vida de los mineros", informó La Segunda.

Frente a ello el ministro de Minería respondió que “la presión que nos ha puesto el Presidente desde el día cero es rescatar lo antes posible a los mineros. Cada minuto cuenta y el Presidente nos ha pedido que sea con la mayor celeridad".