Chile se encuentra en total normalidad sostuvo este miércoles el subsecretario del interior, Rodrigo Ubilla, quien agregó que unos pocos elementos están tratando de causar desórdenes en el marco de las jornadas de paro convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) este miércoles y jueves en todo el país.

El subsecretario Ubilla puntualizó que tanto en Santiago como en el resto de país "hay una situación de normalidad", destacando que el transporte público funciona con normalidad en la Región Metropolitana y que pasadas las 5 de la mañana salió el 95% de los buses del Transantiago, el sistema de transportes que sirve a la capital chilena.

La mayor central sindical chilena, que agrupa a cerca del 10% de la fuerza laboral, convocó a jornadas de movilizaciones con un amplio pliego de peticiones, y es la primera que enfrenta el presidente Piñera en sus 17 meses de gobierno.

También nunció su participación en la protesta casi todo el espectro de actores políticos de la oposición, incluida una amplia gama de agrupaciones de la izquierda y también los cuatro partidos de la Concertación: Socialista, Por la Democracia, Radical Social Demócrata y Democracia Cristiana (DC).

Precisamente, el respaldo de la DC a la convocatoria de la CUT, hecho público en la víspera, cayó como la gota que colmó la copa del oficialismo chileno. "No entiendo qué tiene que hacer la Democracia Cristiana en un movimiento tan claramente de izquierda y subversivo", espetó el presidente del gubernamental Partido Renovación Nacional, Carlos Larraín.

El también senador chileno no descartó la eventual invocación de la Ley de Seguridad Interior del Estado contra los manifestantes: "La ley está ahí y si las cosas se ponen malas habrá que aplicarla", aunque a renglón seguido acotó que el gobierno decidiría prudencialmente cuándo usarla.

Desde la oposición, mientras, criticaron las descalificaciones de La Moneda al efervescente movimiento social y a sus adherentes, e instaron a evitar el empleo de la fuerza policial y de métodos represivos como los carros lanza agua y lanza gases.

A la manifestación adhieren también estudiantes y profesores, que desde hace tres meses protestan por una educación pública gratuita y de mayor calidad.

* Con información de Emol, Agencia Andina y El Espectador.