El gobierno responsabilizó a las barricadas y manifestaciones de este miércoles el nuevo fracaso del diálogo en Aysén, de acuerdo a una declaración pública emitida esta noche por el ministro enviado por Ejecutivo a la zona, Rodrigo Álvarez.

El texto señala que durante el último mes, el gobierno “ha hecho todos los esfuerzos por llevar adelante una discusión efectiva y constructiva con los dirigentes de la mesa de Aysén, con el objeto de llegar a un acuerdo en propuestas que permitan profundizar el desarrollo de la región”.

Agrega que “una vez que se dieron las condiciones mínimas para llevar adelante esa conversación, el Gobierno estuvo dispuesto a discutir todos los temas” pero que la intransigencia de “alguno de los sectores de la mesa imposibilitaron, hasta el día de hoy, la posibilidad de avanzar en los acuerdos y construir juntos esas propuestas”.

Destaca asimismo que el Ejecutivo “no sólo comprometió las respuestas solicitadas, sino además, constituyó en la región a un equipo amplio del Ejecutivo, encabezado por el ministro de Energía y acompañado por los subsecretarios de Transportes, Pesca y General de la Presidencia”.

Por eso aclara que “durante el día de hoy, la mesa en pleno acudió a la Intendencia y solicitó reunirse con el ministro, a lo cuál se accedió. En dicha reunión, se acordó, conforme a lo solicitado por el gobierno, a constituir cuanto antes las mesas de trabajo -separadas por materia- y empezar a avanzar en los diversos temas. Así se hizo y el acuerdo permitiría reinstaurar el diálogo”.

“Sin embargo, a pesar de esa voluntad y disposición para avanzar en todas las materias, en el mismo momento en que se llegó a ese acuerdo, en Puerto Aysén y otros lugares de la región volvieron las barricadas, fuertes hechos de violencia y los bloqueos de ruta. Adicionalmente, los subsecretarios de Pesca y General de la Presidencia fueron encarados violentamente antes de empezar la reunión, imposibilitando todo diálogo”, sostiene.

“Ante este cúmulo de situaciones, queda sentado que esta Mesa que se arroga la representación de Aysén, no tienen ninguna capacidad de controlar ni de comprometerse a trabajar por construir propuestas y avances que beneficien a la región. El requisito indispensable de cualquier conversación democrática pasa por el respeto a las personas y a los acuerdos, algo que en estas semanas nunca se ha cumplido, a partir de amenazas, violencia y emplazamientos inaceptables”, agrega.

Por último, el gobierno reitera “su disposición a seguir trabajando por Aysén y a implementar desde ya las medidas que permitan seguir desarrollando la región en áreas tan importantes como educación, pesca, costo de vida, transporte, conectividad, entre otras. Pero este trabajo se desarrollará con actores que estén dispuestos a conversar y trabajar con el respeto a las condiciones mínimas que se requieren para dialogar”.

Este jueves en Aysén se registraban fuertes disturbios, con 4 mil personas estimadas en las calles de la ciudad del extremo sur de ese país. Informes de prensa señalan que en la madrugada de este jueves se han registrado cortes de luz en distintos puntos de la ciudad y comunicaciones interrumpidas.

* Con información de Nación.cl.