Santiago. Chile se alistaba el lunes para iniciar los alegatos en la corte internacional de La Haya por una demanda boliviana de salida al mar, en la que centrará su defensa en impugnar la competencia del tribunal para dirimir el conflicto.

La Paz recurrió en 2013 a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) en su lucha de décadas para recuperar su acceso al océano Pacífico, que perdió tras una guerra contra Chile en el Siglo XIX.

Sin embargo, Chile desestima la competencia de la corte internacional argumentando que existe un tratado limítrofe desde 1904 entre los países, que rige mucho antes de la firma del acuerdo que establece la jurisdicción de La Haya.

Por ello, el tribunal fijó para los primeros días de mayo una ronda de alegatos de ambos países –que no tienen relación diplomática desde 1978- en la que se resolverá la objeción preliminar a la jurisdicción presentada por Chile.

La defensa chilena iniciará los alegatos el lunes a las 1300 GMT.

El Gobierno de La Paz insiste en que no quiere modificar las fronteras sino que busca obligar a Santiago a negociar una salida soberana al mar.

"Estamos preparados para (…) remover el velo que oculta las verdaderas intenciones de Bolivia, que es desconocer o revisar de manera unilateral el tratado de límites de 1904, que fijó de manera perpetua la frontera entre los dos países", dijo el canciller Heraldo Muñoz, quien encabeza la delegación chilena en La Haya.

Bolivia quedó sin salida al mar luego de la guerra con Chile entre 1879 y 1883, en la que perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

El Gobierno de La Paz insiste en que no quiere modificar las fronteras sino que busca obligar a Santiago a negociar una salida soberana al mar.

Desde la cancillería chilena replican que el orden internacional requiere el respeto total de los tratados, por lo que es un tema bilateral y no multilateral.

Evitar nueva derrota. La intención de Chile es desactivar la demanda boliviana en esta fase preliminar del juicio para evitar una nueva derrota, luego de que hace más de un año el mismo tribunal modificó parte de su frontera marítima con su vecino Perú tras una larga disputa por una zona que no estaba completamente delimitada.

La defensa chilena apelará esta vez a los cimientos del Pacto de Bogotá, en el que los países de América Latina se comprometieron a mediados del Siglo XX a solucionar pacíficamente sus controversias y llevarlas ante la CIJ.

Chile citará específicamente el artículo sexto del Pacto, ya que a su juicio al estar zanjados los temas limítrofes con Bolivia en el tratado de 1904, la CIJ no podría ser competente para conocer un asunto resuelto hace más de 110 años.

El tribunal tiene tres alternativas frente a este caso: Aceptar la impugnación de Chile a su competencia, rechazar sus alegatos o postergar esa decisión y decidir revisar el fondo de la discusión planteada por Bolivia, lo que en La Paz sería probablemente visto como un triunfo.

La primera ronda de alegatos concluirá el miércoles con la presentación de Bolivia. La segunda ronda se realizará el 7 y 8 de mayo.