De acuerdo a una investigación del historiador Martín Correa, publicada en agosto de 2008 por La Nación Domingo, el clan de los Luchsinger desciende de Adán Luchsinger Martí, quien nació el 22 de noviembre de 1868 en la ciudad de Engi, cantón suizo de Glarus.

Esta familia de agricultores volvió al primer plano este viernes tras el atentado incendiario en que murieron Werner Luchsinger Lemp y su esposa Vivianne McKay González. Pero ya habían pasado por situaciones difíciles desde principios del nuevo siglo, sobre todo Jorge Luchsinger Villinger, actual cabeza del clan.

El patriarca llegó a Chile en 1883 y, antes de Vilcún, se asentó primero en Quechereguas, actual comuna de Traiguén, 70 kilómetros al norte de Temuco. El 10 de mayo de 1893, se casó con la inmigrante alemana Margaretha Rüff Studer.

Al igual que cientos de otros colonos italianos, franceses, suizos y alemanes, Adán Luchsinger fue “enganchado” en Europa por la Agencia de Colonización

Arribó a Talcahuano, puerta de entrada a la “Mesopotamia” de América del Sur. Con ese nombre se difundía en el Viejo Continente, en aquella época, a la recién pacificada Araucanía.

En Quechereguas, Adán Luchsinger Martí recibió una concesión territorial de 60 hectáreas del Fisco chileno, más una yunta de bueyes, una vaca parida, semillas y madera, entre otros bienes.

En esta sencilla hijuela nacieron sus hijos Conrado, Enrique, Carlos y Melchor. En 1906, la familia Luchsinger se trasladó a Vilcún, a 20 kilómetros al oriente de Temuco, donde este viernes ocurrió el crimen en que murió Werner Luchsinger Lemp.

En 1906, Adán Luchsinger compró 60 hectáreas al colono alemán Emilio Quepe y, según consta en el Conservador de Bienes Raíces de Temuco (CBRT), a partir de 1909 el patriarca del clan no paró de adquirir terrenos hasta totalizar más de 1.000 hectáreas. A la muerte de Adán Luchsinger, en 1936, la herencia se dividió entre los cuatro hijos.

De acuerdo al Registro de Propiedades del CBRT, en agosto de 2008 los descendientes directos de estos cuatro vástagos tenían cinco predios en Vilcún:

- El mencionado fundo Santa Margarita, de Jorge Luchsinger Villiger (donde murió Matías Catrileo).

- Fundo Santa Rosa Lote 1, de Rodolfo Luchsinger Schiferli.

- Fundo Santa Rosa Lote 2, de Enrique Luchsinger Schiferli.

- Fundo Santa Rosa, de Eduardo Luchsinger Schiferli.

- Y otro fundo Santa Rosa, también a nombre de Enrique Luchsinger Schiferli.

En noviembre de 2011 y después de más de 30 atentados, Jorge Luchsinger, el principal protagonista de los conflictos por tierras con los mapuches, vendió a la Conadi los fundos San Miguel, Santa Herminia, Santa Margarita y tres hijuelas en cerca de $2.462 millones (US$5,1 millones).

Posteriormente, la Conadi traspasó las tierras a la comunidad Juan Catrilef II. Desde entonces y hasta este viernes, día en que murió Werner Luchsinger Lemp, el clan no había tenido disputas por tierras con otras comunidades.

Lea además en La Nación.cl: Atentado en Vilcún: Piñera anuncia "zona de control" policial y "unidad antiterrorista"