Por segunda vez consecutiva Chile se quedó con el puesto 25 del Índice del Progreso Social (IPS) Mundial 2017. Con una calificación que llegó a un puntaje de 82,54, un poco superior a los 82,12 puntos que presentó en 2016, el país sudamericano nuevamente se posicionó como el líder entre los países de América Latina.

El país alcanza esta categoría en las dimensiones analizadas en cuanto al bienestar por el mayor acceso a conocimientos básicos en la educación, oportunidades y por mejoras en derechos personales.

Los buenos resultados del estudio vienen a confirmar el reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que muestra que la desigualdad en Chile ha disminuido en los últimos diez años continuamente y que paradojalmente se ha detenido bajo el gobierno socialista de Michelle Bachelet.

La radiografía en América Latina muestra a Uruguay en el puesto 31, con 80,09 puntos; Argentina, puesto 38, con 75,90; Panamá, puesto 40, con 74,61; Brasil, en el lugar 43, con 73,97 puntos; Perú en el lugar 47 con 72,15; Honduras es el último de 17 países latinoamericanos: puesto 89, con 61,76 puntos, aunque es el que más avanzó en la región (+1.61 puntos).

El estudio abarca la realidad de 128 países, donde vive el 98% de la población mundial. Para su medición utiliza 50 indicadores sociales y ambientales que reflejan tres ejes principales adyacentes al progreso social. La primera son las necesidades humanas básicas, donde se considera la nutrición, cuidados médicos básicos, agua y saneamiento y acceso a la vivienda; en segundo lugar están los fundamentos del bienestar común, que observan los accesos a conocimientos básicos, acceso a información y comunicaciones, y por último, las oportunidades relacionados a los derechos personales como la libertad personal y de elección, tolerancia e inclusión, y acceso a la educación superior, entre otros.

Tendencia a la mejora global

En el resto del mundo, Dinamarca ocupa el primer escalafón con una puntuación de 90,57, por ser el primero en progreso social en necesidades básicas humanas, con altos estándares en nutrición y cuidados médicos básicos, así como el acceso a agua y saneamiento.

En segundo lugar está Finlandia con 90,53 puntos, le siguen Islandia y Noruega, ambos con 90,27 puntos. Canadá (89,84 puntos y puesto 6) es el único país del continente americano ubicado entre los diez primeros puestos, por su buen desarrollo de oportunidades en el fortalecimiento de los derechos personales y en las libertades personales y de elección.

En el final de la medición figuran países de Medio Oriente y de África, siendo República Centroafricana la que muestra un progreso social muy bajo con 28,38 puntos, básicamente por no haber logrado mejoras en tolerancia e inclusión, así como tampoco exhibir avances en el acceso a la educación superior. En síntesis, estos países no están aplicando sus recursos ni efectiva ni eficientemente, tampoco activan a la innovación como herramienta para mejorar la calidad de vida.