El canciller chileno Heraldo Muñoz anunció este sábado que aceptó las disculpas del embajador de Chile en Uruguay, Eduardo Contreras, y confirmó su continuidad en su cargo, tras unas "desatinadas declaraciones".

En una breve conferencia de prensa en la cancillería, Muñoz dijo que se había reunido con Contreras, quien le explicó el contexto en el que había hecho sus comentarios a una periodista del periódico "La Diaria", de Montevideo.

Contreras, quien llegó la noche del viernes a Santiago, fue llamado urgentemente "a consultas" por haber responsabilizado a "los empresarios y a la derecha" de ser los autores de los atentados con bombas en las últimas semanas en Chile.

"He tenido un diálogo franco y extenso con el embajador de Chile en Uruguay. Le he reiterado que los embajadores renuncian a la libertad de opinión cuando asumen un cargo en representación de nuestro país", dijo Muñoz.

Agregó que "hemos aceptado las excusas y la retractación que ha hecho el embajador Contreras respecto a sus dichos".

Subrayó que "está claro que este asunto no puede ni constituye un precedente, sin embargo, hemos aceptado las excusas que ha hecho el embajador Contreras. Para el gobierno este episodio está cerrado", complementó.

Finalmente, el canciller dijo que Contreras reasumirá de inmediato su cargo ante el gobierno uruguayo.

El embajador declaró a la prensa que lamentaba sus declaraciones al diario uruguayo y reiteró sus excusas a la presidenta Michelle Bachelet y al canciller por sus "desafortunadas declaraciones".

Los partidos opositores de derecha han criticado la decisión del gobierno de Michelle Bachelet por mantener el cargo al diplomático, quien es el único embajador del Partido Comunista, el que forma parte de la Nueva Mayoría, coalición de centroizquierda, que lidera la mandataria.

El presidente de ese partido, Guillermo Teillier, había calificado como "exagerado" que el gobierno optara por la opción de pedir la renuncia del embajador, aunque reiteró que era una decisión que le correspondía tomar la presidenta Bachelet y del canciller Heraldo Muñoz.

"Nos parecería que sería exagerado que le pidan la renuncia (a Contreras), sin embargo, hemos dejado en manos del canciller y la Presidenta esa decisión, lo que no queremos es que eso se interprete como que no estamos apoyando a nuestro embajador, pero en esto, no es una decisión nuestra", concluyó.