Minutos antes de las 9 de la mañana (hora local) el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter llegó al Departamento de Extranjería, en calle San Antonio, para declarar en el denominado Caso Bombas, en una de las últimas jornadas del polémico juicio.

Hinzpeter fijó el lugar para testificar en el caso, por lo que los magistrados del Tercer Tribunal en lo Penal, junto a los fiscales y abogados defensores, debieron constituirse en estas dependencias del ministerio del Interior.

Hasta el lugar, el jefe de gabinete llegó sin hacer declaraciones a la prensa.

La diligencia fue solicitada por el abogado defensor Rodrigo Román, quien representa a 2 de los acusados, y se produce en medio de la polémica por la recusación presentada por Interior (y rechazada por la Corte de Apelaciones) contra 2 magistrados, y las pericias de Carabineros que no tenían las firmas de los peritos a cargo.

Las defensas de los acusados argumentan que el caso es un "montaje" de Hinzpeter y el ex jefe de la Fiscalía Sur y actual funcionario de Interior, Alejandro Peña. De hecho, pedirán que tras la citación del jefe de gabinete, éste sea llamado a testificar.